El Banco Santander proyecta un crecimiento de la economía chilena del uno por ciento en 2020

Agencia EFE

Santiago de Chile, 22 ene (EFE).- El Banco Santander de Chile estimó que la economía chilena crecerá un 1 % en 2020 aquejada por el impacto en la confianza y el clima de negocios tras el estallido social del pasado 18 de octubre, según el informe "Visión 2020" que publicó este miércoles la entidad bancaria.

Esto pese a la mejoría en la economía global, que se expandirá un 3,1 % en 2020 y en 2021 subirá hasta 3,2 %, según sus pronósticos.

El Banco Santander considera que este año la actividad económica en Chile estará fuertemente condicionada a la evolución del proceso político interno que desató las protestas sociales contra la desigualdad.

Estas han provocado al menos 27 muertos y graves episodios de violencia, por lo que se han presentado denuncias por presuntas violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas del orden al momento de contener las manifestaciones, mayormente pacíficas.

"Si bien la frecuencia e intensidad de episodios de violencia se ha ido reduciendo, el impacto en la confianza y el clima de negocios tras los sucesos del 18-O será persistente y no son descartables nuevos eventos disruptivos", señala el informe.

Asimismo, el documento indica que el proceso de discusión constitucional, que se desarrolla en estos momentos y que desembocará en un plebiscito el próximo 26 de abril en el que los chilenos decidirán si quieren una nueva Carta Magna, agrega una incertidumbre que podría incidir en las decisiones de gasto.

Santander prevé que la formación de capital sufrirá una contracción y que el consumo crecerá a tasas bajas, todo ello pese al paquete de estímulo fiscal anunciado por el Gobierno el pasado noviembre, con un fuerte componente de gasto en infraestructura.

En lo que respecta al sector externo, el informe contempla que se verá favorecido por una leve mejoría en el escenario internacional y por un tipo de cambio real más elevado.

La entidad bancaria proyecta una fuerte expansión del gasto público, por encima del 8 %, y un crecimiento acotado de los ingresos, lo que hará, según sus estimaciones, que el déficit fiscal se empine hasta un rango de entre 4,5 y 5 % del PIB.

Con ello, la deuda pública superará el 30 % del producto a fines de año, por lo que hacia adelante será necesario un proceso de consolidación fiscal gradual y creíble para que esta variable se estabilice.

"Para esto, el Gobierno deberá tener especial cuidado en los compromisos permanentes de gasto que vaya adquiriendo. La agenda social anunciada en noviembre incluye algunos gastos que son por una vez, pero contiene muchas medidas que son de carácter permanente. A esto se agrega la reforma de pensiones que también compromete montos fiscales sustantivos", señala el documento.

El Santander señala también algunos factores de riesgo externo que podrían incidir en el crecimiento de Chile como un posible surgimiento de nuevas tensiones entre Estados Unidos y China; el proceso de "impeachment" al presidente estadounidense, Donald Trump, y las elecciones; las negociaciones entre Reino Unido y la Unión Europea luego del brexit; y las tensiones geopolíticas de Oriente Medio, entre otros.

EL 2019 TERMINÓ CON UNA CAÍDA DEL 2 %

Según el informe, el crecimiento económico del país en 2019 fue de un 1,1 %, lo que implica una caída superior al 2 % frente a sus propias previsiones de comienzo de año, que estimaban un aumento del 3,5 %.

A medida que avanzaba el año, la situación mejoró por los repuntes en las inversiones de la mano de grandes proyectos en minería, energía e infraestructura, y del dinamismo inmobiliario, señaló el banco.

Sin embargo, según el informe, el inicio de la crisis social el pasado 18 de octubre marcó "un quiebre que generó una fuerte contracción en la economía" y se produjo la disrupción transitoria de actividades relacionadas con el comercio.

El estallido social produjo una inédita caída de más del 5 % del Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) del Banco Central de Chile, los activos locales tuvieron una fuerte pérdida de valor y las primas por riesgos se incrementaron.

La entidad bancaria afirma que se produjo posteriormente una recuperación parcial antes del cierre de año, influido por la intervención del Banco Central.

(c) Agencia EFE