El Banco de Japón mantiene los tipos de interés ultrabajos a contracorriente

FOTO DE ARCHIVO. Un hombre pasa por delante de la sede del Banco de Japón, en Tokio, Japón

Por Leika Kihara

TOKIO, 28 oct (Reuters) - El Banco de Japón mantuvo el viernes los tipos de interés ultrabajos y reiteró su orientación flexible, consolidando su estatus de excepción entre los bancos centrales mundiales que endurecen su política monetaria, mientras los temores de recesión reducen las perspectivas de una recuperación sólida.

Sin embargo, el banco central revisó al alza sus previsiones de precios hasta 2024 y advirtió de que los riesgos estaban sesgados al alza, aludiendo a los recientes indicios de que la presión inflacionista se está ampliando.

"El mercado laboral seguirá endureciéndose y reforzando gradualmente la presión salarial", dijo el BoJ en un informe trimestral.

"Se espera que la aceleración de la inflación subyacente aumente las expectativas de inflación a medio y largo plazo (...) y conduzca a una subida sostenida de los precios, acompañada de aumentos salariales", dijo.

Tal y como se esperaba, el Banco de Japón mantuvo sin cambios su objetivo del -0,1% para los tipos de interés a corto plazo y su promesa de situar el rendimiento de los bonos a 10 años en torno al 0%.

El banco central también mantuvo su orientación a favor de la relajación monetaria, proyectando que los tipos a corto y largo plazo se mantendrán en los "niveles actuales o inferiores".

El yen cayó alrededor de un 0,4% hasta un mínimo de sesión de 146,90 por dólar tras la decisión del banco central, pero más tarde revirtió las pérdidas para lograr una ganancia marginal. En el momento de elaboración de este artículo, subía un 0,13%, a 146,10 por dólar.

El rendimiento del bono japonés a 10 años retrocedía a su nivel más bajo en casi cuatro semanas tras la decisión del Banco de Japón de mantener su política.

"El Banco de Japón continuará a la zaga de Estados Unidos y Europa en el endurecimiento de la política monetaria", dijo Kyohei Morita, economista jefe de Nomura Securities.

"De hecho, no podrá subir los tipos al menos hasta el año fiscal que comienza en abril de 2024, dado que tanto el ritmo como el alcance de la inflación son inferiores a los de las economías occidentales".

En las nuevas proyecciones, el Banco de Japón revisó al alza su previsión de inflación subyacente de los consumidores hasta el 2,9% para el año que finaliza en marzo de 2023, desde la estimación del 2,3% realizada en julio y superando su objetivo del 2%.

También elevó sus previsiones de inflación al 1,6% para los ejercicios fiscales de 2023 y 2024, haciendo caso a los recientes indicios de que las empresas están trasladando activamente el aumento de los costes de las materias primas a los hogares.

Sin embargo, en una señal de su preocupación por los temores de recesión mundial, el Banco de Japón recortó sus previsiones de crecimiento económico para los ejercicios 2022 y 2023.

El anuncio se produjo tras la decisión del Banco Central Europeo de volver a subir los tipos de interés el jueves, continuando con sus esfuerzos para evitar que el rápido crecimiento de los precios se consolide. También se espera que la Reserva Federal de Estados Unidos suba los tipos la próxima semana.

Aunque es más modesta que la de otras grandes economías, la inflación subyacente de los consumidores japoneses alcanzó en septiembre su nivel más alto en ocho años, el 3%, superando el objetivo del 2% del Banco de Japón durante seis meses consecutivos.

La política ultralaxa del Banco de Japón ha contribuido a desencadenar fuertes caídas del yen que inflan el coste de la importación de combustibles y materias primas, ya de por sí caros, lo que ha llevado al Gobierno a intervenir en el mercado para apuntalar la moneda.

(Información de Leika Kihara; información adicional de Tetsushi Kajimoto, Daniel Leussink y Kantaro Komiya; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)