Banco central de México reduce pronóstico de crecimiento del PIB

Vista aérea de un mural de la artista irlandesa Fin Dac, "Magdalena", en honor a la pintora mexicana Magdalena Carmen Frida Kahlo, el 14 de julio de 2019 en Guadalajara, México (AFP | ULISES RUIZ)

El Banco de México (central) revisó este miércoles nuevamente a la baja su pronóstico del PIB para 2019 al ubicarlo en un rango de -0,2% y 0,2% contra 0,2 y 0,7% de su informe trimestral anterior.

Este nuevo ajuste se produce luego de que el estatal Instituto Nacional de Estadística (INEGI) ajustara el lunes sus cifras de crecimiento del PIB de 2019, con los dos primeros trimestres registrando un retroceso de 0,1%, mientras que en el tercero se estancó la economía.

El Banco de México señala que esta revisión a la baja responde a que la información reciente en materia económica "muestra una debilidad de mayor magnitud a la anteriormente prevista" y anticipa que el cuarto trimestre se vea afectado por una menor actividad en el sector automotriz, uno de los mayores en el país.

"Para 2020 (las previsiones del PIB) se modifican de un intervalo de entre 1,5 y 2,5% a uno de entre 0,8 y 1,8%. Para 2021 se estima una variación del PIB en un intervalo de entre 1,3 y 2,3%", añade el informe.

El izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien el domingo cumple un año la presidencia mexicana, había pronosticado un crecimiento de 2,0% de la economía para este 2019 y un promedio de 4% para su gobierno de seis años, objetivos ahora seriamente comprometidos.

Analistas estiman que en 2019 la economía mexicana, la segunda de América Latina, podría retroceder en torno del 0,04%, lo que sería su primera caída desde 2009, cuando se produjo una crisis financiera mundial.

Los expertos estiman que algunas acciones del nuevo gobierno han desatado nerviosismo entre los inversionistas, principalmente la cancelación del millonario proyecto de un nuevo aeropuerto para Ciudad de México, que estaba avanzado en una tercera parte.

El martes, López Obrador lanzó un plan de infraestructura junto con el sector privado por 43.000 millones de dólares en un intento por reactivar la inversión.