Economía chilena crecerá este año pero empeora panorama para 2023

·3  min de lectura
El emblema del Banco Central de Chile en su sede en Santiago

Por Fabián Andrés Cambero

SANTIAGO, 7 sep (Reuters) -La economía chilena se expandirá este año pero enfrentará un panorama más complejo en 2023 debido a la persistencia de las presiones inflacionarias y el ajuste tras el fuerte empuje que registró tras la pandemia de COVID-19.

El Banco Central estimó el miércoles en su Informe de Política Monetaria (IPoM) que el Producto Interno Bruto (PIB) avanzaría entre 1,75-2,25%, frente al rango de 1,5-2,25% previsto en junio.

Sin embargo, para 2023 pronosticó una contracción de entre 1,5 y 0,5%, desde el rango de estimación previo de una caída de 1,0 a un nulo crecimiento.

"La reducción de la inflación desde sus altos niveles actuales a 3% se basa en que la economía seguirá ajustando los desequilibrios acumulados el año pasado, lo que considera una disminución de la actividad y la demanda por varios trimestres", dijo el banco.

La economía local creció el año pasado por encima de lo previsto apoyada en las ayudas gubernamentales a hogares para contrarrestar el impacto de la pandemia, además de cuantiosos retiros parciales de los ahorros para pensiones.

Pero el impulso generó una pujante presión inflacionaria que, sumado a una depreciación adicional de la moneda local, llevó al organismo ajustar al alza en este informe la proyección para este y el próximo año. A diciembre de 2022 y 2023 llegaría al 12% y 3,3%, respectivamente.

Adicionalmente, pronosticó que la inflación promedio anual alcanzará un 11,4% este año, por encima del rango de tolerancia del organismo. La estimación previa era del 10,8%.

"Esta mayor persistencia inflacionaria requiere de una política monetaria más contractiva —en términos nominales y reales— que la anticipada en el IPoM anterior", apuntó.

Agregó que fuentes de información mostraron que la inflación esperada a corto plazo ha subido de forma importante, pero que hacia adelante los precios bajarán su ritmo de avance con lo que la inflación se reducirá gradualmente.

"Para comienzos de 2024 volverá a valores más cercanos a la meta", señaló.

MENOR INVERSIÓN

En cuanto a la inversión, el banco previó una caída del 3,3% este año y 4,7% en 2023, en medio de una continuación de la incertidumbre que ha marcado los últimos meses.

"La confianza empresarial ha continuado con la tendencia decreciente que presenta desde comienzos de año, en especial en el sector de la construcción", indicó.

"Esto coincide con niveles de incertidumbre económica que prosiguen altos en comparación histórica, condiciones de acceso al crédito más restrictivas y altos niveles de tasas de interés de largo plazo", agregó.

El organismo explicó que el escenario proyectado no considera un efecto específico del resultado del referendo del domingo, donde se rechazó abrumadoramente la propuesta de una nueva constitución.

Por otra parte, destacó que la trayectoria de ajuste del consumo se da "en un contexto en que los salarios reales continúan contrayéndose, se ha ralentizado la creación de empleo y se ha ido agotando la liquidez remanente de las medidas de estímulo de 2021".

Igualmente, el déficit de cuenta corriente tendrá un descenso en los próximos trimestres, acorde con la continuación del ajuste del gasto en transables y un equilibrio ahorro-inversión mucho más favorable que en 2021, acotó.

En tanto, el precio del cobre - del que Chile es el mayor productor mundial- promediaría este año 4,00 dólares por libra, desde los 4,25 previstos anteriormente. Estimó además 3,5 dólares para 2023.

En la víspera, el organismo subió su tasa de interés referencial al 10,75% y señaló que eso la ubica en torno al nivel máximo contemplado en este informe.

(Reporte de Fabián Andrés Cambero, editado por Natalia Ramos)