El Banco Central de Brasil considera recortar la tasa a 1 pp en abril

Ilan Goldfajn, presidente del Banco Central de Brasil, el 7 de junio de 2016 en Brasilia (AFP/Archivos | Andressa Anholete)

El Banco Central de Brasil (BCB) podría recortar este miércoles la tasa de interés en 1 punto porcentual, según estimaciones del mercado, para estimular la debilitada actividad económica y aprovechar una desaceleración de la inflación.

La baja llevaría la tasa de referencia Selic al 11,25%, en lo que sería su quinta reducción consecutiva y la mayor registrada desde que el BCB inició una serie de cortes en octubre pasado, cuando estaba en 14,25%.

El BCB, que en las dos últimas decisiones de política monetaria optó por cortar a una velocidad de 0,75 puntos porcentuales, había anticipado una aceleración de la tendencia a reducir el costo del dinero.

"Esperamos un corte de 100 puntos básicos [ndlr 1 punto porcentual], que es el consenso general del mercado. La inflación está con una trayectoria benigna y eso abre espacio para un corte. La actividad continúa muy débil y el BCB debe estar atento al mercado de trabajo, que se está deteriorando más rápido de lo que se esperaba", dijo a la AFP Luis Pereira, analista estratégico de Guide Investimentos.

Los especialistas consultados semanalmente por la entidad rectora del sistema financiero esperan que 2017 termine con una tasa de 8,5%.

La reducción del costo del dinero es considerada vital para reanimar una economía que atraviesa la peor recesión de su historia y que tiene un récord de 13 millones de personas desempleadas.

"Si se baja el costo, las personas y las empresas tienen menos disposición a ahorrar y crece la tendencia a destinar el capital para la inversión o el consumo y aumentar la actividad", explicó de su lado Wellington Ramos, economista de Austin Rating.

En el largo plazo, los agentes económicos estiman que el BCB dará por terminado el ciclo de cortes en 2017 y mantendrá el nivel de 8,5% en 2018, año en que se celebrarán elecciones generales.

"No hay mucho secreto, porque es notorio que la actividad está baja y la recuperación es muy gradual, y como la inflación ya no representa ningún riesgo de descontrol hay muchos argumentos para un corte más agresivo", añadió Ramos.

Su previsión está avalada por los últimos datos oficiales.

- Gran recesión -

Brasil terminó el primer trimestre con una inflación de 0,96%, su menor nivel desde que entró en vigor el Plan Real en 1994, y los analistas esperan que el año cierre con una tasa de 4,09%, por debajo del centro de la meta oficial de 4,50% (con 1,5 puntos de tolerancia).

En el último reporte, el alza acumulada de los precios a 12 meses fue de 4,57%.

Con la inflación en zona de confort, las preocupaciones se concentran en el ritmo de expansión de la economía.

El Producto Interno Bruto (PIB) de la mayor potencia latinoamericana se contrajo 3,6% en 2016, después de haber retrocedido 3,8% en 2015. Se trata de los peores resultados desde el inicio de la serie histórica en 1948 y suponen una pérdida del 7,2% en dos años. Entre 1929 y 1933, durante la Gran Depresión, la contracción había sido de 5,3%.

En marzo, el gobierno redujo a 0,5% su previsión de crecimiento económico para 2017, desde un previo de 1%.

Y el viernes pasado proyectó un mayor déficit del sector público consolidado, del 1,8% del PIB, por una merma en la recaudación de impuestos. Originalmente, el rojo fiscal había sido previsto en 1,1%.

La decisión del BCB se conocerá el próximo miércoles al cierre de los mercados.