Banco Central de Brasil podría frenar este miércoles la suba de tasas, segun mercado

·3  min de lectura

El Banco Central de Brasil (BCB) se debate entre subir nuevamente el miércoles su tasa de referencia en 0,25 puntos porcentuales o mantenerla en 13,75%, lo que pondría fin al ciclo de 12 alzas ininterrumpidas, el escenario más probable según el mercado.

La decisión se resolverá en una reunión del Comité de Política Monetaria (Copom) del BCB, que comienza este martes.

El BCB ha aplicado una docena de subidas consecutivas de tasas desde marzo de 2021, cuando el tipo básico -Selic- estaba en un piso histórico de 2% para estimular el consumo y la inversión en medio de la pandemia.

La tasa vigent de 13,75% es la más alta desde enero de 2017.

Pese al endurecimiento del ajuste monetario en las economías más desarrolladas, una mayoría entre el centenar de instituciones financieras consultadas por el diario brasileño Valor considera como más probable que el BCB mantenga inalterada la tasa básica, tras el incremento de 0,75% el mes pasado.

La autoridad monetaria viene moderando la magnitud de las subas de la Selic desde junio, cuando creció 0,5% después de dos movimientos de +1%, antecedidos por tres de +1,5%.

Una minoría de 27 instituciones sobre las 109 consultadas por Valor considera que todavía existe espacio para una suba de 0,25% esta semana llevando la Selic a 14%.

El Copom manifestó en su acta de agosto que "evaluaría la necesidad de un ajuste residual, de menor magnitud" en la reunión de esta semana.

Además destacó que preservaría el ciclo de "ajuste monetario" hasta que se consolide "un proceso desinflacionario como también un anclaje de las expectativas" en torno a las metas.

En el año, la inflación acumulada es de 4,39%, mientras que en los últimos 12 meses se ubicó en 8,73%.

La meta de inflación del BCB para 2022 es de 3,5%.

Brasil registró una caída de los precios de 0,36% en agosto. El dato significó el nivel más bajo para el mes en 24 años y el segundo retroceso mensual consecutivo, empujado por la caída en los precios de los combustibles.

La disparada de precios se convirtió en un desafío para el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien buscará su reelección en las elecciones del 2 de octubre. Los sondeos muestran al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva como favorito.

Mientras la autoridad monetaria intentó domar la inflación ajustando la tasa, el gobierno se ha esforzado en aliviar el bolsillo de los brasileños y así ampliar sus posibilidades en la disputa electoral, con un mega paquete de ayudas económicas y recortes en los impuestos sobre combustibles y energía, que provocaron una caída drástica de estos precios.

El mercado proyecta un crecimiento del PIB de 2,65% para 2022, con una Selic en 13,75%, según la encuesta Focus del BCB publicada este lunes. Para 2023, en tanto, las instituciones financieras esperan una disminución de la tasa de referencia para 11,25% al finalizar el año.

msi/app/yow