Banco central de Argentina usará "toda su fuerza" para domesticar mercados de divisas: fuente

·4  min de lectura
Foto de archivo de la sedel del banco central de Argentina en Buenos Aires

Por Adam Jourdan

BUENOS AIRES, 19 jul (Reuters) -El banco central de Argentina (BCRA) usará "toda su fuerza" para racionalizar la demanda desbocada de dólares y domesticar los volátiles mercados cambiarios paralelos del país, que se han calentado debido a los estrictos controles de capital, dijo el lunes una fuente de la entidad a Reuters.

A principios de este mes, la entidad rectora endureció las reglas sobre las empresas que acceden a dólares en mercados alternativos de divisas, como parte de una oferta para limitar los intercambios paralelos en los que los individuos y las empresas pagan una prima muy elevada por las divisas.

La fuente del BCRA, que no quiso ser identificada, dijo a Reuters que la entidad esperaría y vería qué tan efectivas eran las medidas que había tomado antes de decidir si se necesitaban más restricciones. Los dólares se cotizan a unos 170 pesos en los mercados paralelos populares, frente a la tasa oficial de unos 96 pesos.

"Estamos usando toda nuestra fuerza para racionalizar la demanda de dólares", dijo la persona. "Continuaremos en esta pista".

Muchas empresas e individuos en la nación sudamericana acceden a dólares a través de rutas legales, aunque no oficiales, e ilícitas del mercado negro que a menudo involucran procesos de compra y luego venta de activos financieros en Argentina y en el extranjero.

Argentina impuso estrictos controles de capital en 2019, que se han endurecido en un intento por frenar una salida de dólares del país que está en conversaciones para renovar unos 45.000 millones de dólares que debe al Fondo Monetario Internacional (FMI).

El BCRA también ha estado reconstruyendo las reservas extranjeras agotadas y ha comprado más de 7.000 millones de dólares en lo que va de 2021, según datos oficiales, aunque está previsto para una segunda mitad del año más compleja con exportaciones agrícolas estacionalmente más bajas, dijo la persona.

"El tercer trimestre será un período más complejo para las reservas", sostuvo la fuente, agregando que el banco estaba preparado para vender dólares en caso de ser necesario hasta fin de año, aunque dijo que podría haber una "sorpresa positiva" dados los altos precios globales de productos básicos y un clima favorable que estimulan las cosechas de cereales.

Sin embargo, la persona agregó que el clima frío del invierno y la sequedad que afectan los niveles de las vías fluviales aumentaron la necesidad de más importaciones de combustibles, lo que probablemente crearía un déficit de energía después de un balance el año pasado.

Un portavoz del banco central se negó a dar más detalles.

DECLINACIÓN LENTA DEL PESO

Argentina ha estado luchando contra una turbulenta crisis económica y de deuda durante años. La inflación está funcionando a una tasa anualizada superior al 50%, frente a una tasa de interés de referencia del 38% y los niveles de pobreza subieron al 42% a fines del año pasado.

El país productor de granos, en recesión desde 2018, también experimentó un crecimiento aún más golpeado por la pandemia de coronavirus el año pasado, aunque ha mostrado signos de recuperación este año.

El Gobierno peronista de centroizquierda está enfrascado en conversaciones de deuda con el FMI, con avances recientes en las negociaciones y esperanzas de sellar un acuerdo a finales de este año o principios de 2022.

Los estrictos controles de capital, impuestos por primera vez después de una caída del mercado en 2019 por parte del Gobierno anterior, han ayudado a mantener bajo control la tasa oficial del peso, aunque los analistas han dicho que los controles crean una inflación reprimida que será necesario liberar.

La fuente del BCRA dijo que continuaría una reciente tendencia de desaceleración en la devaluación del peso y sostuvo que no prevé una fuerte devaluación a finales de este año, que algunos analistas han anticipado antes de las elecciones de mitad de período en noviembre.

La inflación, aunque todavía está por las nubes, se enfrió mensualmente a un 3,2%, el mínimo de 2021, en junio. El Gobierno y el banco central ven que esta caída continuará en la segunda mitad del año, lo que podría evitar la necesidad de una subida de tipos de interés.

La fuente del banco central dijo que con los niveles actuales de inflación mensual es poco probable que se produzca un alza de tipos, a menos que los precios vuelvan a subir con fuerza en la segunda mitad del año. Otros países de la región como Chile y Brasil han realizado recientes alzas en las tasas de interés.

La fuente agregó a Reuters que habría un cambio a más largo plazo para alejarse de la tasa de interés de referencia establecida por las letras 'Leliq' emitidas por el propio banco central, a la emisión de bonos del Tesoro en el mercado abierto, aunque estaba en proceso en curso para generar confianza en el mercado.

(Reporte de Adam Jourdan;Reporte gráfico de Hernán Nessi;Editado en español por Jorge Otaola y Javier Leira)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.