Por qué la banca necesita el blockchain para estar al día en digitalización

·5  min de lectura

LA TRANSFORMACIÓN digital está atravesando distintos ámbitos de la economía, y las transacciones comerciales, por supuesto, no son la excepción. Aquí los medios de pago electrónicos, sobre todo con la pandemia, han despegado sin vuelta atrás: un mercado en el que la cadena de bloques (blockchain) ha irrumpido con fuerza al impulsar cambios que apuntan a la creación de nuevos paradigmas.

Los sistemas de transacciones que se utilizan en México se caracterizan por ser mayoritariamente centralizados, vulnerables a puntos únicos de falla y de alto costo transaccional. Estas deficiencias se pueden aminorar con sistemas basados en Distributed Ledger Technology (DLT, tecnología de libro mayor distribuido).

Los bancos internacionales consideran que el caso de uso más importante de la cadena de bloques sería incrementar la velocidad de pagos transfronterizos y disminuir sus costos. De hecho, en 2019 los bancos destinaron 453 millones de dólares al desarrollo de blockchain en pagos internacionales (Institutional Deposits Corporation). Algo particularmente significativo para los usuarios de México, donde se registran altos volúmenes de remesas, principalmente por los envíos de dinero por parte de los migrantes que viven en el exterior, sobre todo desde Estados Unidos. En marzo de este año, las remesas alcanzaron un récord mensual histórico al sumar 4.151 millones de dólares, según cifras divulgadas por el Banco de México.

También lee: ¿El blockchain nos dará la privacidad digital que merecemos?

El sistema de pagos internacionales se basa en gran medida en redes de corresponsales bancarios facilitadas por intermediarios financieros en múltiples niveles. En este sentido, cuando se incorpora tecnología de cadena de bloques, se reducen los tiempos y, en especial, los costos de las operaciones. Por eso, una infraestructura de pagos internacionales sostenida en una blockchain podría representar ahorros de 30 por ciento, lo cual haría más competitivos a los bancos mexicanos.

En tanto, la banca es el segmento más importante del sector financiero en México: se compone de más de 50 instituciones y maneja activos por 11.3 billones de pesos (~45 por ciento del PIB). No obstante, este segmento se caracteriza por la alta concentración de activos, créditos, sucursales e infraestructura; por estar regulado por Banxico, CNBV y SHCP. Y pese a su crecimiento de 175 por ciento en colocación de crédito durante los últimos diez años, todavía es una industria joven con mucho potencial de desarrollo. Y gran parte de ese desarrollo está vinculado con los beneficios que otorga la tecnología de cadena de bloques.

ALIADO INDISPENSABLE DE LA BANCA

México desempeña un papel pujante en lo que respecta a la adopción de la tecnología de cadena de bloques. El país cuenta con un sistema financiero grande y complejo en el que todos los jugadores enfrentan sistemas de pago que afectan sus costos y eficiencia. De hecho, esta nación tiene uno de los sistemas financieros más desarrollados de la región, y es un espacio muy fértil para que la blockchain prospere. Justamente México fue de los primeros en realizar con éxito un sandboxdentro del marco de la Ley Fintech.

Esta ley fue dictada a finales de 2019. En ella se detalla que todas las entidades financieras deben ofrecer sus servicios a través de plataformas digitales. Esto puso en agenda la revisión de diversas tecnologías que les permitieran lograr esa meta y, por lo tanto, la cadena de bloques ha sido una de las evaluadas por esta industria para cumplir con las nuevas obligaciones regulatorias.

Hay que tener en cuenta que, si bien todos los bancos e instituciones financieras entran dentro de dicha obligación de acuerdo con la ley, no todos tienen las mismas necesidades a la hora de encarar un proyecto de digitalización. Según el tamaño y los fondos que manejan, están más preparados para cumplir con este requerimiento con mayor o menor agilidad.

Un dato no menor es el contexto que atravesamos durante 2020, con el cual aún seguimos lidiando. La prioridad de todas las industrias fue dirigida hacia el manejo de crisis producido por la pandemia.

No te pierdas: Blockchain para vacunar al mundo

Y si bien la situación planteada por la emergencia sanitaria puso luz sobre la necesidad de digitalizar las transacciones para evitar contagios, así como llegar a sectores desbancarizados con tecnología, gran parte del año pasado se destinó a controlar la situación particular de cada organización, planear el trabajo remoto de los empleados, acomodar procesos a la nueva normalidad, revisar cuál sería el impacto económico de la recesión económica, y recién luego de ocuparse de eso, se retomaron temas más relacionados con tecnologías innovadoras, mejoras de infraestructura, entre otros.

En este punto es donde las organizaciones salen a buscar opciones con casos de uso exitosos para digitalizar sus servicios financieros, incluyendo la opción de activos tokenizados en blockchain. Este es el mejor momento para hablar de ampliar las opciones de inversión y de ahorro que puede aportar la cadena de bloques, así como la posibilidad de disminuir los gastos transaccionales para poder llegar a nuevos mercados.

Por estas razones, entre otras, la tecnología blockchain se convertirá ineludiblemente en el aliado ideal para acompañar la digitalización de activos y la mejora de productos financieros.

PROYECCIONES PARA EL SECTOR

Otros datos a escala mundial que demuestran esta tendencia alcista de la implementación de la cadena de bloques, de la cual no está exento México, indican lo siguiente: 40 por ciento de las principales empresas de tecnología en todo el mundo actualmente tiene un desarrollo blockchain en producción, mientras que 90 por ciento de los gerentes piensa que esta tecnología será más importante en los próximos tres años, de acuerdo con un informe de Deloitte.

Gracias a estas soluciones tecnológicas, adoptadas tanto por el sector público como el privado, las instituciones financieras tradicionales pueden llegar a más ciudadanos que podrían verse beneficiados a la hora de manejar sus activos financieros a costos menores de lo que pueden hacerlo hoy. De este modo se amplifica el espectro de sectores a los que se puede incluir en el sistema financiero.

Hoy la banca debe acercarse a un cliente que precisa soluciones financiera confiables, rápidas y accesibles, lo cual lo permite la tecnología de cadena de bloques. Por estos motivos ya no hablamos de que los interesados en saber cómo funciona la blockchain son más porque todos los gerentes ya conocen los beneficios de estos desarrollos; hablamos, en realidad, de una carrera apremiante por sobresalir ante la competencia. N

—∞—

Leo Elduayen es fundador de Koibanx. Los puntos de vista expresados en este artículo son responsabilidad del autor.