Banana con sábila: la versión casera de un tratamiento muy solicitado en salones de belleza

·5  min de lectura

Llamado popularmente como el botox capilar, es uno de los tratamientos más solicitados en salones de belleza y estilistas a domicilio. Se trata de compuestos químicos que penetran la fibra aportándole la nutrición necesaria para que luzca radiante y bonita.

Este tratamiento busca lograr un cabello hidratado, manejable, y tranquila, pues no tiene nada que ver con inyecciones de toxina botulínica en el cuero cabelludo o algo así. El botox capilar consiste en dotar el cabello de proteínas, aminoácidos, colágeno y otros nutrientes para disminuir su porosidad, el frizz, controlar volumen, y suavizar.

El portal especializado All Things Hair, menciona que el botox capilar revitaliza el cabello frágil, ofreciendo hidratación profunda para fortalecerlo tras el uso y abuso de herramientas térmicas y tratamientos químicos, reduciendo el encrespamiento y suavizando las fibras. Y es por esto que se confunde con alisados.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Según explica Dana Yegres, especialista en cuidado capilar, el botox capilar, así como la famosa keratina, el brillo de seda, y la cirugía capilar tienen el mismo propósito y varían en sus componentes y procesos de aplicación, pero tienen el mismo objetivo, y no deben confundirse con un alisado o desriz, “ya que este último es un proceso químico hecho a base de tioglicolato de amonio o, soda cáustica, y es capaz de entrar hasta el cortex del cabello y romper las cadenas queratínicas o de azufre que son las que determinan la forma natural, y el resultado con la aplicación es una fibra permanentemente lisa”.

El botox capilar o estos tratamientos de hidratación profunda reparan, aportan brillo, suavidad y controlan volumen y frizz. La duración dependerá del estado del cabello y de que los productos que se utilicen para lavarlo posteriormente no sean tan agresivos. Sin embargo, la experta asegura que, en general, sus efectos pueden durar hasta cuatro meses.

Y es justamente la duración donde se diferencian de manera determinante con los tratamientos caseros. Los productos naturales que combinamos en casa tienen moléculas muy gruesas incapaces de penetrar con contundencia en las fibras capilares, y esa es la razón por la cual las casas cosméticas y laboratorios los sintetizan para asegurarnos mejor funcionamiento y un efecto más duradero, pero esto no quiere decir que no nos atrevamos a experimentar en casa.

Los efectos de esta versión con ingredientes naturales, no durarán cuatro meses, pero brindarán suavidad, brillo y calma a nuestras hebras más rebeldes de manera temporal.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Hidratación intensa para el cabello hecha en casa

Son muchas las opciones e ideas en Internet para preparar suavizantes en casa, sin embargo, hemos consolidado una fórmula que combina ingredientes que son reconocidos como beneficiosos para lograr el objetivo que buscamos.

El primer ingrediente es la sábila, o aloe vera. Según All Things Hair, a esta planta se le adjudican beneficios como aliviar irritaciones del cuero cabelludo, y sus propiedades antibacterianas protegen de infecciones. Además, funciona como un exfoliante natural limpiando el cabello y aportando una sensación de frescura. Se pueden usar tres cucharadas de gel.

También usaremos, por supuesto, la fruta que es la reina en el cuidado del cabello: la banana. Media banana brinda volumen, restaura el cabello quebradizo y su mezcla con la sábila equilibra el exceso de grasa.

Luego, tenemos el aceite de argán, el cual protege el cabello y favorece que la cutícula de las fibras se mantenga cerrada, por lo cual aporta brillo y elasticidad al cabello. Usaremos dos cucharaditas de café.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

También usaremos cuatro cucharadas soperas de leche de coco, la cual, según Healthline, actúa como poderoso acondicionador para el cabello dañado y reseco. La leche de coco puede sustituirse por medio aguacate pequeño, el cual nutre y suaviza el cabello con frizz. 

Para la preparación de esta primera parte del tratamiento, mezcla en la licuadora la banana, la sábila, la leche de coco y el aceite de argán. Puedes incorporarle un cuarto de taza de avena hidratada en agua pues nutre el cabello.

Aplica la mitad en el cabello húmedo y lavado con champú neutro. Procura hacerlo por mechones para asegurarte de que estás cubriendo todas las hebras. Cubre con un gorro o toalla caliente y deja actuar por 15 o 20 minutos. Enjuaga con abundante agua tibia.

Acondiciona con una infusión de té verde, al cual se le adjudican propiedades reparadoras que incentiva el crecimiento del cabello y al cabo de 10 minutos se aplica la otra mitad de la mezcla con banana y sábila. Deja actuar sin cubrir durante 20 minutos, tiempo después del cual debes enjuagar con agua tibia y usar tu acondicionador de costumbre. 

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Sé gentil aplicando el producto y peina para garantizar que estamos cerrando el procedimiento con todo el cabello. Enjuaga y seca como acostumbras, sea al aire libre o con secador suave a temperatura media.

Como recomendación final, procura usar toda la mezcla de una sola vez, pues al cabo de pocos días ya no aportará resultados. Úsala para ocasiones especiales o una vez al mes y mantén el cabello cuidado y protegido con productos adecuados. No abuses de químicos ni de herramientas térmicas. Recuerda que ninguna mezcla, ni casera ni industrial es una fórmula mágica. El cuidado de la piel y el cabello requieren constancia y disciplina.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

EN VIDEO: 5 errores garrafales en el cuidado de la piel

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.