Ballottage: Perú llega al final de la campaña con Keiko más cerca de Castillo

·3  min de lectura
Los candidatos a la presidencia de Perú, Keiko Fujimori, izquierda, y Pedro Castillo chocan puños antes de un debate presidencial
Los candidatos a la presidencia de Perú, Keiko Fujimori, izquierda, y Pedro Castillo chocan puños antes de un debate presidencial

LIMA.- Perú llegó este jueves al final de la campaña presidencial de cara a las elecciones del domingo próximo, donde Keiko Fujimori le pisa los talones a Pedro Castillo, tras una importante remontada de la heredera del clan más poderoso de la historia moderna del país.

La más reciente encuesta realizada por el Instituto de Estudios Peruanos (IEP) reveló que Castillo, maestro de escuela y dirigente sindical, bajó en la intención de voto contra el ascenso de la conservadora Fujimori.

La vuelta de la vida nocturna genera tensiones en España

Según ese sondeo, Castillo tiene el 40,3% de respaldo contra el 38,3% de Fujimori, lo que los deja en empate técnico. En la encuesta anterior, siete días antes, la diferencia era de casi diez puntos, 44,8% a 34,4%. Otras encuestadoras revelaron datos similares. Tanto Datum como CPI dan un punto de diferencia a favor de Castillo, mientras que Ipsos le da una ventaja de 2,2 puntos, todos ellos escenarios ajustados con un final de fotografía.

Marcha contra la candidata presidencial de derecha Keiko Fujimori en Lima
Marcha contra la candidata presidencial de derecha Keiko Fujimori en Lima


Marcha contra la candidata presidencial de derecha Keiko Fujimori en Lima

A Castillo lo sostiene un gran volumen de votantes que se declaran antifujimoristas, no necesariamente todos de izquierda, y que buscan evitar que la hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) acceda al poder.

Keiko afronta una acusación de más de 30 años de prisión por presunto lavado de dinero, lo que acentuó las sospechas sobre ella y todo su clan. Pero nada le evitó crecer en las encuestas, donde ascendió gracias a una estrategia donde insistió en asociar a su rival con el comunismo y el chavismo venezolano, además de errores de su rival.

“Tenemos que pelear por la democracia, no queremos ser un Venezuela, no queremos ser Cuba, no queremos ser una Nicaragua, queremos mantener nuestras libertades eso es todo”, dijo Roberto Ríos, un manifestante a favor de Fujimori y que participó en una marcha en Lima.

El candidato presidencial del partido Perú Libre, Pedro Castillo
El candidato presidencial del partido Perú Libre, Pedro Castillo


El candidato presidencial del partido Perú Libre, Pedro Castillo

La investigadora principal del Instituto de Estudios Peruanos (IEP), Patricia Zárate, dijo que Castillo puede tener más voto oculto que Fujimori, ya que los sondeos no pueden llegar a un gran volumen de población rural de los Andes y la Amazonía.

Castillo, sin experiencia en la función pública, propone un nuevo comienzo reemplazando la Constitución para acrecentar la participación del Estado en la economía. Fujimori se presenta como la candidata del status quo, manteniendo la Constitución redactada durante la gestión de su padre.

La desconfianza y la decepción con la clase política campea entre gran parte de los votantes peruanos, sacudidos por quejas contra la desigualdad y la pobreza del país. Todo esto en el marco de una economía que se vio gravemente afectada por uno de los brotes de coronavirus más agresivos y con la mayor tasa de mortalidad del mundo.

Keiko Fujimori, del partido Fuerza Popular
Keiko Fujimori, del partido Fuerza Popular


Keiko Fujimori, del partido Fuerza Popular

En las elecciones de 2016, Fujimori, que intenta por tercera vez llegar a la presidencia, perdió por apenas un 0,24% de votos tras haber estado arriba en todos los sondeos en la semana previa a los comicios.

En fotos: un día en el colegio budista del “techo del mundo”

Un desenlace electoral demasiado estrecho podría ahora ser puesto en duda por ambos candidatos. “Si hay, como parece, un resultado ajustado, yo me temo que el perdedor no lo va a aceptar. El mejor escenario sería que quién gane lo haga con una diferencia de por menos 4%, 5% para que no sea cuestionado”, dijo el analista Fernando Tuesta.

Se trata de evitar una nueva ruptura en un país caracterizado por la inestabilidad. Perú vivió una de sus peores crisis políticas en noviembre pasado, con tres jefes de Estado en una semana de fuertes protestas, y luego de un duro enfrentamiento entre el Congreso y el Ejecutivo.

Según la politóloga Giovana Peñaflor, “la inestabilidad va ser signo de los próximos años, porque tenemos instituciones débiles, porque el gobierno que entre va ser débil y va a carecer de legitimidad porque entramos en un proceso de polarización”.

Agencias AFP, AP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.