Hoy, ballottage: Colombia define entre Hernández y Petro en una elección clave para la región

·5  min de lectura
Los candidatos presidenciales colombianos Gustavo Petro y Rodolfo Hernández
Los candidatos presidenciales colombianos Gustavo Petro y Rodolfo Hernández - Créditos: @YURI CORTEZ

BUCARAMANGA, Colombia.– “Exguerrillero o ingeniero”. La contundente portada de la revista Semana se asoma solo parcialmente al ballottage de este domingo en Colombia, que ya ha cambiado la historia de un país harto de la corrupción y herido por la desigualdad. Gane el izquierdista Gustavo Petro o el outsider populista Rodolfo Hernández, el giro inaplazable exigido por los colombianos se tomará el país cafetero por la fuerza de los votos. De cuál sea la boleta que elijan (hechas por primera vez con papel ecológico a base de caña) entre dos propuestas radicales dependerá no solo el destino de su nación, sino también el equilibrio en el tablero geoestratégico continental.

“Economista o imputado”, respondieron con una portada falsa los seguidores del Pacto Histórico a la conocida publicación en las últimas horas, después de que su líder mostrase su contrariedad. Y es que todo vale ante un combate tan reñido como el actual, con el empate técnico que reflejan encuestas. Estas predicciones confirman lo que se siente en las calles del país tras una campaña sucia y agresiva, pero no polarizada, porque eso se acabó con el naufragio del uribismo.

La candidatura de Petro consolidó sus 8,5 millones de votantes y sumó gran parte de los casi 900.000 apoyos del Centro Esperanza. Hernández cuenta con sus seis millones de papeletas más buena parte de los cinco millones de la derecha, aunque no todos están contentos con las declaraciones anti-Uribe del ingeniero. En ambos lados saben que los indecisos decantarán al final la balanza para uno de los dos.

Gustavo Petro y Rodolfo Hernández
Gustavo Petro y Rodolfo Hernández


Gustavo Petro y Rodolfo Hernández

En el interior de los dos comandos el sábado se cantaba victoria, aunque también saben que las diferencias serán mínimas. Petro ya alquiló el bogotano Movistar Arena, escenario de grandes conciertos, a un costo de 36.000 dólares, mientras que Hernández repetirá seguimiento en su finca de Piedecuesta, muy cercana a Bucaramanga. Desde su cocina ya se dirigió al país tras conocer que disputaría la segunda vuelta contra el exalcalde de Bogotá. Este domingo tampoco habrá fiesta, para dar un mensaje de austeridad a sus seguidores.

En 2018, el presidente Iván Duque superó sin agobios a Petro por 12 puntos, aunque en 2014 Juan Manuel Santos remontó en el ballottage para imponerse al uribista Óscar Iván Zuloaga por seis puntos.

La campaña de los escándalos acabó sin debate entre los candidatos, torpedeado desde el primer día por el equipo de Hernández, y con las rumbas en yate acaparando protagonismo. En el primer video, el ingeniero Hernández aparecía disfrutando el año pasado de una fiesta en Miami, junto a sus hijos y con varias chicas bailando en bikini. Petro aprovechó para retuitearlo mientas sus brigadas de choque en las redes sociales lo multiplicaban por miles. Horas después era Verónica Alcocer, mujer de Petro y parte importante de su campaña, como demostraron los “petrovideos”, quien protagonizaba otro audiovisual en bikini y bailando desmelenada en Hawai.

Así llega Colombia a las urnas, en un ambiente tenso y crispado, y mascando el temor a que el perdedor no reconozca los resultados. “Los ánimos están muy caldeados y los resultados van a estar muy cerquita el uno del otro. Y para colmo de males, la Registraduría, que había gozado de legitimidad, la perdió debido al mal manejo de las elecciones legislativas y partidarias”, señaló a LA NACION Laura Bolaños, profesora de Ciencia Política de la Universidad de Utah.

Todo el mundo está desconfiado. Ambos candidatos tienen excusas suficientes para no reconocer las elecciones”, confirma el analista David González Escobar. Desde la campaña del Pacto Histórico se insiste en la connivencia de los poderes públicos con Hernández, aunque el actual registrador pertenece al santista Partido de la U, que en su mayoría apoya a Petro. Desde la Liga de Gobernantes Anticorrupción se trabajó fuerte en los últimos días para crear una red de testigos electorales, algo de lo que está sobrado la alianza en torno a Petro.

Pronósticos

Otra de las inquietudes es si la democracia colombiana, que resistió el embate sangriento de las guerrillas, es capaz de digerir un cambio tan profundo como el que se avecina. “Ambos candidatos han demostrado en algún momento tendencias populistas y antisistema y actitudes y estilos autoritarios en diferentes puntos de su carrera política. Pero creo que en este momento un candidato es más peligroso para la democracia [en referencia a Hernández]. Petro es muy criticado por la forma en la que se comportó como alcalde, pero es un tipo que ha sido congresista, que le apostó al sistema. Demostró que está dispuesto a trabajar con las instituciones democráticas. Con Hernández, es clarísimo que no entiende el Estado como un espacio democrático, si no como un espacio empresarial”, ahonda Bolaños.

Un mural de Petro en Bogotá
Un mural de Petro en Bogotá - Créditos: @JUAN BARRETO


Un mural de Petro en Bogotá (JUAN BARRETO/)

“Hernández tratará de gobernar por encima, será un choque frontal. Pero Petro intentará cambios que no se pueden hacer, como mantenerse más tiempo en el poder. También Hugo Chávez negó en sus primeras elecciones que se fuera a reelegir. No obstante, sí creo que Colombia cuenta con suficientes contrapesos para ambos casos”, pronosticó González Escobar.

La de hoy son unas elecciones trascendentales que no solo elegirán el presidente del cambio, sino que también serán fundamentales en el actual rompecabezas regional. “Si gana Petro, marcará una nueva era en la región. Colombia tendrá un peso específico y por lo que significaría su triunfo para la izquierda regional”, anticipa el reconocido estratega electoral Antonio Sola, que participó en la remontada de Santos en 2014.

El eje norte-sur que ya dibuja la región comenzaría con México y seguiría con Cuba, Nicaragua, Honduras, Venezuela, Perú, Bolivia, la Argentina, Chile y Brasil, en caso de confirmarse también el triunfo de Luiz Inacio Lula da Silva. Actualmente Colombia es el principal aliado de Estados Unidos en la región y el principal contrapeso de la revolución bolivariana.

Mientras en Caracas el chavismo ya prepara su propio festejo para esta noche, el Grupo de Puebla, que reúne a dirigentes revolucionarios, populistas e izquierdistas, espoleó en las últimas horas una investigación contra Hernández por sus propiedades en Florida. Y es que todo suma ante un final tan apretado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.