Bajar impuesto a gasolina no reduce precios y, en cambio, da miles de millones a las compañías petroleras

·4  min de lectura

El presidente Joe Biden pidió al Congreso aprobar una moratoria de tres meses en el impuesto sobre la gasolina para contrarrestar los precios históricos en los surtidores para los consumidores de EE.UU., pero los críticos sostienen que la política propuesta hará poco para bajar los precios y, en cambio, pasará miles de millones en beneficios a las empresas de combustibles fósiles, y haría muy poco para aliviar el cambio climático o la inflación.

“Es muy poco probable que el precio de la gasolina baje más de diez centavos por este cambio. Y los beneficios de las compañías petroleras aumentarían en miles de millones de dólares”, señaló a NPR el profesor de Harvard Jason Furman, antiguo asesor económico del presidente Barack Obama.

Con la inflación en sus niveles más altos desde la década de 1970, y un aumento del precio de la gasolina en EE.UU. de casi dos dólares desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania, la Casa Blanca ha pedido al Congreso que suspenda el impuesto federal de 18 centavos por galón sobre la gasolina y el gravamen de 24 centavos por galón sobre el gasóleo. Biden también quiere que los estados suspendan sus impuestos sobre la gasolina, como han hecho Connecticut y Nueva York por el momento.

“El Presidente Biden entiende que una suspensión del impuesto sobre la gasolina no aliviará por sí sola el aumento de los precios que hemos visto. Pero el Presidente cree que en este momento único en el que la guerra en Ucrania está imponiendo precios a las familias estadounidenses, el Congreso debe hacer lo que pueda para dar un respiro a las familias trabajadoras”, señaló la Casa Blanca en un comunicado.

El plan ha recibido críticas de todos los sectores.

Los que se preocupan por el clima argumentan que el recorte temporal de impuestos no supondría más que una pequeña diferencia porcentual en los precios de los combustibles, y que no hay ningún incentivo para que las empresas de combustibles fósiles trasladen el ahorro a los consumidores, especialmente teniendo en cuenta la escasez de suministros de gasolina y la alta demanda en medio de la guerra en Ucrania.

“La crisis climática está incinerando el planeta, y Joe Biden está impulsando una exención del impuesto sobre la gasolina en lugar de presionar para que el transporte público sea gratuito”, escribió el miércoles en las redes sociales David Sirota, coguionista de la sátira sobre el clima Don’t Look Up. “Realmente vivimos dentro de Don’t Look Up”.

Otros argumentaron que, además de dar a las empresas de combustibles fósiles una ganancia histórica, también privará al gobierno de los ingresos fiscales utilizados para mantener las infraestructuras de EE.UU.

“Las compañías petroleras y las gasolineras se embolsarán la mayor parte del dinero y ni siquiera enviarán al presidente Biden una tarjeta de agradecimiento”, subrayó el miércoles el representante demócrata de EE.UU. Jared Huffman, de California. “Los consumidores no obtendrán ningún alivio significativo de esto, solo dejará sin ingresos a nuestro fondo fiduciario de carreteras”.

A principios de este año, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se preguntó si la pausa en el impuesto sobre la gasolina era realmente un intento de “buenas relaciones públicas” para los demócratas de cara a las elecciones de mitad de mandato.

“La pregunta es”, formuló entonces, “¿Vale la pena tener que ir a buscar dinero, para volver a cubrir el déficit y el fondo fiduciario, con el fin de conseguir un respiro para las Grandes Petroleras?”.

El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, por su parte, dijo en febrero que la moratoria del impuesto sobre la gasolina responde a una “guerra santa contra la energía estadounidense asequible, y ahora quieren utilizar un montón de dinero de los contribuyentes para ocultar las consecuencias”.

La exención del impuesto sobre la gasolina también parece estar en desacuerdo con la propia postura de Biden sobre las empresas fósiles.

La semana pasada, escribió una carta a los principales directores ejecutivos de las compañías petrolíferas en la que les reprochaba haber obtenido unos márgenes históricos y no haber trasladado el ahorro a los consumidores.

Biden señaló entonces a los periodistas que Exxon “ha ganado más dinero que Dios este año”, incluso cuando los precios de la gasolina se han disparado.

“Entiendo que muchos factores contribuyeron a las decisiones empresariales de reducir la capacidad de las refinerías, que se produjeron antes de que yo asumiera el cargo”, escribió Biden en la carta, obtenida por Axios. “Pero en tiempos de guerra, los márgenes de beneficio de las refinerías muy por encima de lo normal que se trasladan directamente a las familias estadounidenses no son aceptables”.

Por su parte, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, declaró la semana pasada que “la demanda y la oferta están impulsando la inflación”, no las decisiones de las compañías petroleras.

En julio, Biden visitará a Arabia Saudita, aliado de EE.UU., en un probable intento de seguir animando a este país a aumentar la producción de petróleo, una petición que ha rechazado en gran medida a pesar de los insistentes llamados de EE.UU.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.