Bajante en Río Paraná alcanzó un nuevo histórico en Rosario

Buenos Aires, 23 May (Notimex).- En la última semana, el nivel del Río Paraná se volvió a reducir y cayó a 8 centímetros en Rosario, el nivel más bajo desde diciembre de 1971, informó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Incluso la baja en la afluente provocó la varadura de un barco y en redes sociales circula un video en el que se observa a un par de motocicletas recorriendo el cauce casi seco.

El informe de BCR, realizado con datos del Servicio Meteorológico Nacional, señaló que desde agosto del año pasado las provincias del noreste argentino (Formosa, Chaco, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes y Misiones) están experimentando anomalías mensuales de precipitaciones.

“Es decir, en cada uno de estos puntos del país llovió por debajo de lo esperado de acuerdo a la media del periodo 1981-2010. Desde comienzos de 2020, esta tendencia se acentuó y la situación al terminar el cuarto mes del año muestra una sequía que en algunas regiones llega a ser extrema”, precisó.

La falta de precipitaciones en esta zona del país, indicó, así como en el sur de Brasil y Paraguay desencadenó la bajante del Paraná.

El informe también reveló que ésta semana, el calado en el río alcanzó el máximo permitido de 29 pies en las terminales portuarias del Rosario, San Lorenzo y Timbúes, contra la media habitual de 34, marcando una diferencia de metro y medio, agudizando las precauciones que deben tener los operadores a la hora de cargar los buques y recortando los volúmenes que pueden embarcarse por unidad.

Con ello, los especialistas de la BCR, estimaron una pérdida promedio de 2 mil toneladas en la capacidad de carga de sólidos, en el caso de buques tipo Panamax (o similares), por cada pie perdido de calado.

“Podríamos decir que la bajante les está costando a los operadores la posibilidad de cargar unas 10 mil toneladas por cada buque de este tipo que sale de los puertos del Gran Rosario”, detallaron.

Tan sólo el miércoles pasado, añadieron, el buque MV MSXT ARTEMIS sufrió una varadura sin que hasta el momento los intentos por sacarlos con ayuda de remolcadores haya dado resultados.

La BCR explicó que este incidente generó la paralización de actividades en los muelles de la Unidad 6 de Rosario, donde se procedió a dar de baja todos los cupos de descarga de camiones con fecha al día jueves, a la espera de solucionar el inconveniente.

“Toda esta situación aportó más complicaciones a la logística de entrega en plena cosecha de la gruesa, y aún más considerando que se estaba priorizando la celeridad en la descarga, teniendo en cuenta los pronósticos de precipitaciones para los próximos días en gran parte del área”, manifestó.

Además, los especialistas prevén un panorama desfavorable para la navegación fluvial en el trimestre de mayo a julio, pues no se registrarían lluvias significativas en las áreas de respuesta más rápida, como la cuenca del río Iguazú, la cuenca no regulada del río Paraná en Brasil y la cuenca misionero-paraguaya del Paraná.

Por lo tanto, señalaron, la recuperación fluvial deberá esperar a la segunda mitad del invierno, en principio con baja probabilidad de una recuperación sensible.

En medio de las negociaciones que se vienen dando entre representantes de Argentina, Brasil y Paraguay para ayudar a la reactivación del dinamismo comercial en la hidrovía, la represa ITAIPU Binacional abrió las compuertas de su vertedero el lunes pasado, luego de llegar a un acuerdo de erogar dos metros de agua del embalse del complejo hidroeléctrico binacional, de la cota 219 metros sobre el nivel del mar (msnm) hasta la 217.

Desde el ente binacional detallaron que el embalse de Itaipú contribuirá a la navegación con un aporte de 8 mil 500 m3/seg durante 12 días, hasta el 29 de mayo. Durante el primer día de reapertura, por las compuertas de Itaipú pasaron 474 m3/s, con un máximo de mil 376 m3/s.

Desde la BCR recordaron que una descarga adicional en la sección Corrientes-Barranqueras, de volumen limitado, dará lugar a una mejora temporaria en las condiciones de navegación por el Paraná medio, que se propagara hasta el Rosario y la cabecera del Delta.

Por último, luego de casi dos meses, el pasado martes se reinició la navegación de barcazas por el Paraná, utilizando la Esclusa de Navegación de la Central Hidroeléctrica Yacyretá, para el transporte de granos con destino al mercado exterior.

-Fin de nota-

NTX/ILI/ACP