Bajan puntajes de lectura para estudiantes de tercer grado en un patrón de “deslizamiento por la COVID”

·5  min de lectura

Estudiantes de tercer grado en Florida que tomaron la prueba de lectura estandarizada del estado esta primavera obtuvieron un promedio más bajo que sus compañeros evaluados hace dos años, en un patrón de “deslizamiento de COVID” pronosticado ante los desafíos educativos que enfrentaron los niños durante la pandemia, dijeron las autoridades.

En todo el estado, el porcentaje de estudiantes de tercer grado que obtuvo calificaciones a nivel de grado en la sección de lectura de las Evaluaciones de los Estándares de Florida, o FSA, disminuyó 4 puntos porcentuales desde 2019, cayendo del 58% al 54%. Las pruebas estatales se cancelaron en 2020 cuando el coronavirus cerró las escuelas.

Los resultados de la prueba de lectura de tercer grado son el primer informe publicado de la temporada de pruebas estandarizadas de Florida 2021. Los puntajes para otros grados y para los exámenes de matemáticas, ciencias y estudios sociales se esperan para fines de julio.

Por lo general, la prueba de lectura de tercer grado es una prueba de alto riesgo que determina si algunos niños pasan al cuarto grado.

Este año, sin embargo, el estado eliminó las consecuencias de las pruebas, lo que permitió que los niños fueran promovidos en función de otros datos si obtuvieron una calificación baja o si se saltaron el examen porque sus padres no creían que era seguro para ellos realizar la prueba en el campus, como lo exige el estado. reglas. Por lo general, alrededor del 99% de los estudiantes de tercer grado en la escuela pública toman el examen de lectura FSA. Este año, el 97% lo hizo.

Los puntajes de tercer grado de 2021, en promedio, cayeron más drásticamente en los distritos donde más estudiantes asistían a la escuela en línea que en persona, según el Departamento de Educación de Florida. Debido a la pandemia, la mayoría de los distritos escolares dieron a los padres la opción de que sus hijos asistieran a clases en línea desde casa o vinieran al campus. Los porcentajes de cada uno de ellos variaron ampliamente según el distrito.

Los líderes estatales promocionaron los beneficios del aprendizaje en persona y el departamento de educación dijo que este “primer vistazo” de los puntajes de 2021 mostró que las clases tradicionales en el campus hicieron más para detener la “pérdida de aprendizaje” que los programas en línea.

“Los datos muestran claramente que, en promedio, los distritos con tasas más altas de instrucción en persona resistieron mejor la ‘caída de COVID’ y vieron disminuciones menores entre 2019 y 2021 que los distritos con tasas más altas de instrucción virtual”, dijo el departamento en un comunicado.

A nivel local, la tendencia estatal no se mantuvo. En el condado de Orange, por ejemplo, casi el 30% de los estudiantes estudiaron en línea en febrero, un alto porcentaje, según el estado. Los estudiantes de tercer grado este año se desempeñaron casi igual que en 2019, con aproximadamente un 55% a nivel de grado o con un puntaje de 3 o más en la prueba de cinco niveles.

La superintendente Barbara Jenkins calificó los resultados de “algo alentadores” y dijo que el desempeño de los estudiantes de tercer grado “durante un año educativo más desafiante” fue un crédito al “arduo trabajo” del personal escolar, los estudiantes y los padres.

En el condado de Lake, por otro lado, el 85% de los estudiantes estaban en el campus, pero el porcentaje de estudiantes de tercer grado que obtuvieron un puntaje de 3 o más cayó 8 puntos porcentuales, hasta el 52% del 60% en 2019. En el condado de Osceola, con el 67% en el campus, los puntajes cayeron 4 puntos porcentuales, hasta un 47% en las pruebas a nivel de grado. En el condado de Volusia, con un 86% en el campus, los puntajes también siguieron al estado y cayeron 4 puntos porcentuales, y el 58% obtuvo un 3 o más.

En el condado de Seminole, con un 83% en el campus, el 65% de los estudiantes de tercer grado obtuvieron calificaciones a nivel de grado en la FSA de lectura, 2 puntos porcentuales menos que en 2019.

“Dadas todas las interrupciones y el impacto en el aprendizaje de los estudiantes, lo vemos como un impacto mínimo”, dijo Kelly Thompson, directora de investigación y responsabilidad del distrito.

Pero aún significa menos estudiantes evaluados a nivel de grado y más estudiantes probablemente necesitarán ayuda para ponerse al día, dijo. Seminole y otros distritos locales están ejecutando programas de escuela de verano ampliados ahora y planean ofrecer ayuda adicional para los estudiantes que la necesiten cuando comience el nuevo año escolar en agosto.

Los educadores han dicho durante meses que la pandemia dificultó la escolarización de algunos niños, ya que lucharon por aprender en línea y lidiaron con la agitación que la pandemia trajo a sus familias, entre otros desafíos.

“Vamos a tener estudiantes con brechas de aprendizaje”, dijo el superintendente de Seminole, Walt Griffin.

Los puntajes de matemáticas FSA pueden ser incluso más bajos que los de lectura, dijo. Eso se debe a que los padres probablemente se sintieron más cómodos ayudando con las lecciones de lectura cuando sus hijos estaban en casa la primavera pasada, cuando todas las clases eran remotas, y si esos jóvenes asistían a clases en línea para el año escolar 2020-21. Por lo general, los padres no están seguros de cómo ayudar con las matemáticas, agregó.

En todo el estado, solo cuatro de los 67 distritos escolares tenían más estudiantes de tercer grado a nivel de grado este año que en 2019. Eran los distritos escolares de los condados de Jackson, Lafayette, Madison y Sumter. Todos tenían al menos el 89% de sus estudiantes en el campus, dijo el departamento de educación.

Los distritos con las mayores caídas, la más pronunciada fue en el condado de Glades, que sufrió una caída porcentual de 24 puntos, todos tenían menos del 79% de sus estudiantes haciendo clases presenciales, agregó el departamento.

Pero en otras partes del estado, también hubo excepciones. El distrito escolar del condado de Miami-Dade, el más grande del estado, tenía el 58% de sus estudiantes en el campus, pero solo vio una caída de 3 puntos porcentuales, menos que el promedio estatal.

Y el distrito escolar del condado de Bay en el Panhandle tenía el 95% de sus estudiantes en el campus, sin embargo, su porcentaje de estudiantes con calificaciones a nivel de grado cayó 9 puntos porcentuales.

*La historia fue publicada en el Orlando Sentinel por la periodista Leslie Postal. La traducción fue realizada por Ingrid Cotto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.