Bailarines mexicanos varados en Bulgaria podrán regresar al país

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 9 (EL UNIVERSAL).- Los bailarines mexicanos de la Compañía de danza Folklórica San Marcos que quedaron varados en el aeropuerto de Bulgaria desde hace casi una semana finalmente podrán regresar al país, pues informan a través de un boletín que consiguieron fondos para comprar sus vuelos de vuelta a México.

El plan original de los 17 bailarines era presentarse en el Festival Internacional del Folclor, que tiene sedes como Bulgaria y Grecia, sin embargo, la Asociación Femexart (Federación Mexicana de Artes) no pagó cinco de los pasajes, como se había comprometido por contrato, dijo en entrevista Yamil Grifaldo, vocero de Danza Folclórica San Marcos, el pasado 7 de septiembre.

Ahora la compañía podrá comprar los vuelos de regreso gracias a "donativos de familiares, amigos, comunidad dancística en general, así como a Agrícola Golden Berries", se lee en el boletín de prensa. Indican estar en proceso de confirmar la fecha de su viaje a México.

En este mismo documento, firmado por el director de la compañía de danza, José Israel Gómez León, se agradeció el apoyo que brindó el alcalde de la Ciudad de Nedelino (Bulgaria), Boyan Kehayov, por haberles brindado hospedaje y alimento en estos días. También agradecieron a la embajada de Hungría y a Marcelo Ebrard, titular de Relaciones Exteriores, por dar seguimiento a su situación.

Además de haber permanecido varados, la compañía señala que se enteraron por otros colegas que el Festival pagó cien euros por día a cada bailarín, dinero que dicen no haber recibido.

"En el primer evento, que fue en Francia, nos comentaron compañeros de otros países que además de los viáticos, la organización del festival les pagó 100 euros por día a cada persona. Nosotros dimos cinco funciones en Francia y no se nos pagó un solo peso".

Grifaldo subraya que la compañía no sabía que se le iba a pagar dicha cantidad y que el recurso lo cobró Luis Mora, director de Femexart. "Le dijo al director de la compañía que tenía que cobrar el dinero porque era algo que le debía el francés (así era como lo llamaba). Luis jamás dio la cara. No se nos pagó nada y cubrimos el evento desde las ocho de la mañana hasta las seis de la tarde, zapateando en asbesto bajo el rayo del sol".

El vocero precisó que la compañía tiene entendido que a Mora se le iban a pagar 50 mil pesos de parte del Festival. "Nosotros llegamos a la conclusión de que era el sueldo que nos tocaba como bailarines".