Bailarina brasileña nacida sin brazos se eleva con su actitud

Leonardo Benassatto
·2  min de lectura

Por Leonardo Benassatto

SANTA RITA DO SAPUCAI, Brasil, 11 feb (Reuters) - Cuando la madre de Vitória Bueno la dejó por primera vez en una clase de ballet, le preocupaba que su hija de 5 años encajara.

Nacida sin brazos, el sueño de Bueno de ser bailarina parecía dolorosamente inalcanzable, especialmente en un pequeño pueblo en una zona rural de Brasil, donde su discapacidad la convertía en una curiosidad.

"La gente hacía fila afuera de casa para verla", dijo su madre Wanda, de 39 años, todavía dolida al recordar esa insensibilidad.

Pero Bueno, ahora de 16 años, se centró en sus assemblés, piruetas y otros desafíos técnicos.

También tomó clases de jazz y tap.

Ahora una habitué de la academia de ballet de su ciudad natal en el estado de Minas Gerais, el talento de Bueno la convirtió en una estrella de las redes sociales y una inspiración para muchos.

"Para mí, los brazos son solo un detalle", dijo Bueno en el teatro donde actúa. "Lo sigo con mis ojos, como si estuvieran allí", agregó.

Viéndola deslizarse por el escenario de madera, sincronizada con sus compañeros en un destello verde y blanco, es fácil olvidar que baila sin brazos.

"No siento que los necesite en absoluto", agregó.

Bueno comenzó a practicar ballet por consejo de su fisioterapeuta, que notó que llegaba bailando.

Más allá de cumplir un sueño, la fuerza y flexibilidad obtenidas a través de la danza han demostrado ser cruciales para Bueno, que hace de todo con los pies, desde cepillarse los dientes hasta tomar artículos del estante del supermercado.

"Hay cosas que ella puede hacer con los pies que yo no puedo hacer con las manos", dijo su padrastro, Jose Carlos Perreira.

Con más de 150.000 seguidores en Instagram (@vihb_bailarina), Bueno está contenta de ser un modelo a seguir para los demás.

"Somos más que nuestras discapacidades, así que tenemos que perseguir nuestros sueños", dijo con una amplia sonrisa.

(Reporte de Leonardo Benassatto. Escrito por Stephen Eisenhammer; Editado en español por Lucila Sigal)