Bailando por un sueño 2017: gran noche para Tyago Griffo

LA NACION

La noche de viernes del Bailando por un sueño la abrió Tyago Griffo junto a su bailarina, Barby Silenzi. El hijo de la Bomba Tucumana una vez más y por pedido de Marcelo Tinelli, tuvo su momento romántico junto a Rocío Robles, aunque aclaró que ellos todavía no son pareja ni están interesados en los rótulos. Ella miró el baile de Tyago con atención y junto a la Bomba, que como siempre fue al programa para apoyar a su hijo.

Luego del baile, Ángel de Brito le preguntó a Tyago por un episodio con El Polaco en el que supuestamente ambos tuvieron una discusión, pero el cantante le restó importancia al asunto y opinó que con su compañero de certamen las cosas están en buenos términos. Yendo al puntaje, dijo que si bien la coreo le gustó, debe tener cuidado con no repetir pasos ni trucos, y destacó que el número "tuvo de todo" (8). Carolina "Pampita" Ardohain elogió el crecimiento de Griffo en la pista (voto secreto). Luego Lolo Rossi, la jefa de coach que reemplazó momentáneamente a Moria Casán, destacó la participación de Silenzi y le dijo a Tyago que "era un niño caprichoso", recomendándole que escuchara a su coach (6). Por último, Marcelo Polino fue breve pero confirmó que le gustó lo que vio (6).

Por último, Griffo cerró su participación con un número en vivo junto a su banda Trulalá.