Una bacteria provocó el desfallecimiento de princesa tailandesa hospitalizada

Bangkok, 8 ene (EFE).- La infección con una bacteria micoplasma provocó el desfallecimiento de la princesa Bajrakitiyabha, hija primogénita del rey de Tailandia, quien permanece ingresada desde que perdiera la consciencia a mediados de diciembre.

En un comunicado emitido por la Casa Real, el tercero sobre la salud de la princesa, indica que la hija del rey Vajiralongkorn sigue sin recuperar la consciencia tras los problemas cardíacos sufridos el día 14 del pasado mes.

Los médicos le están administrando antibióticos y ella continúa dependiendo de máquinas para el funcionamiento de su corazón, pulmones y riñones, apunta escuetamente la Casa Real tailandesa.

Según el diagnóstico de los facultativos la bacteria causó la "inflamación del corazón" y una "alteración grave del ritmo cardíaco", lo que la llevó a perder el conocimiento.

Bajrakitiyabha, de 44 años, cayó inconsciente mientras entrenaba a su perro en una competición canina en Nakhon Ratchasima, a unos 250 kilómetros de Bangkok, y fue trasladada de urgencia al hospital Chulalongkorn de la capital, donde permanece ingresada.

El rey, quien recientemente se recuperó de la covid-19, y otros miembros de la Casa Real han acudido a visitar frecuentemente a la princesa, mientras que políticos y ciudadanos han acudido al hospital para depositar flores y enviar mensajes de apoyo.

Además, en templos budistas, iglesias cristianas y mezquitas musulmanas de todo el país se reza diariamente por ella.

Bajrakitiyabha, nacida el 7 de diciembre de 1978, es la única hija del primer matrimonio del rey Vajiralongkorn con la princesa Soamsawali -prima hermana del actual monarca- y de quien se divorció en 1991.

Tras la ascensión al trono de su padre (en 2016), Bajrakitiyabha tomó un papel más prominente en las ceremonias y actos de la Casa Real y en representación del país, lo que se interpretó como un guiño ante la posibilidad de ser nombrada heredera de la Corona.

Doctora en derecho por la Universidad estadounidense de Chicago y licenciada en relaciones internacionales, la princesa, amante de la hípica, también se formó en algunas de las escuelas más elitistas de su país y en Inglaterra.

Además de la abogacía, ha ejercido como embajadora de Tailandia en Austria -entre 2012 y 2014- y ha ocupado varios cargos de representación del país en Naciones Unidas, entre otros en el organismo de la ONU para la Mujer y, más recientemente, en la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Soltera y sin hijos, Bajrakitiyabha se diferencia de su progenitor -protagonista de varios escándalos- por su discreta vida, desconociéndose si sufría algún problema de salud.

(c) Agencia EFE