Bachelet pide el fin de la represión militar en Sudán con al menos 13 muertos

·3  min de lectura

Ginebra, 5 nov (EFE).- La violenta represión de las protestas contra el reciente golpe de Estado en Sudán, que ha causado al menos 13 muertos y 300 heridos, debe terminar, y el país debe continuar su transición hacia la democracia, afirmó hoy la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

"Urjo a los líderes militares sudaneses y a quienes les apoyan que den un paso atrás con el fin de permitir que el país vuelva al camino del progreso y las reformas institucionales y legales", señaló Bachelet en una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre Sudán.

La expresidenta chilena consideró "profundamente preocupante" la situación en el país africano, por lo que pidió el final del uso de fuerza letal por parte del ejército y la policía contra los manifestantes que han protestado en diversas ciudades contra el golpe del 25 de octubre.

"El pueblo sudanés tiene derecho a expresarse, a reunirse de forma pacífica, y el uso de fuerza excesiva contra ellos (...) es ilegal e injustificado", subrayó la alta comisionada, quien también exigió la liberación de "todas las personas detenidas arbitrariamente".

Desde el 25 de octubre responsables de derechos humanos de la ONU han recibido denuncias de represión violenta contra las protestas, que han incluido el uso de munición real y palizas contra manifestantes por parte de militares y policía.

Bachelet manifestó además su alarma por la prolongada interrupción de internet y otros canales de comunicación en Sudán a raíz del golpe y subrayó que esos servicios "deben ser reinstaurados, pues es crítico que la gente siga pudiendo informarse en momentos críticos como los actuales".

"Debemos apoyar las claras aspiraciones del pueblo sudanés a la democracia", concluyó Bachelet, quien sugirió la necesidad de establecer un mecanismo independiente para poder investigar posibles abusos en el país africano.

A continuación, el presidente del Comité de Coordinación de Procedimientos Especiales del Consejo, Víctor Madrigal-Borloz, indicó que los recientes acontecimientos en Sudán "subrayan la necesidad de una acción decisiva por parte de la comunidad internacional con el fin de restaurar la democracia" en Sudán.

Las manifestaciones del pueblo sudanés en las últimas dos semanas "indican con claridad un llamamiento en favor de la libertad y el Estado de derecho, por lo que este Consejo debe tomar las medidas necesarias para apoyarlas", añadió.

Madrigal-Borloz declaró que la disolución de la parte civil del Gobierno el pasado 25 de octubre, la del Consejo Soberano conjunto, y la suspensión de artículos clave de la Constitución han puesto en peligro la transición democrática iniciada en 2019, cuando una revuelta civil derrocó al dictador Omar al Bashir.

La sesión especial del Consejo de Derechos Humanos se celebra a petición de Reino Unido, Estados Unidos, Noruega y Alemania, con el apoyo de otra treintena de países, y se espera que concluya con la aprobación de una resolución en respuesta a los recientes acontecimientos en Sudán.

La intervención de urgencia del consejo también había sido solicitada por decenas de organizaciones no gubernamentales africanas, que esperan que la resolución ordene la creación de una comisión investigadora para supervisar, verificar e informar sobre la situación de las libertades fundamentales en Sudán.

El mismo día del golpe, la alta comisionada Bachelet ya afirmó que éste amenazaba el Acuerdo de Paz de Juba, firmado en 2020 para poner fin a décadas de conflicto en Sudán.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.