Bachelet de la ONU inicia visita de alto nivel a China, que alude al COVID para limitar acceso

·3  min de lectura
FILE PHOTO: UN High Commissioner for Human Rights Michelle Bachelet attends an event at the United Nations in Geneva

Por Yew Lun Tian y Emma Farge

PEKÍN/GINEBRA (Reuters) - La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, llegó a China el lunes, iniciando el primer viaje de un titular del cargo desde 2005, en medio de la preocupación de que pueda suponer un respaldo a los antecedentes de China en materia de derechos, en lugar de un escrutinio.

Durante el viaje de seis días, Bachelet visitará Sinkiang, donde la oficina de la Alta Comisionada dijo el año pasado que cree que los uigures, de etnia musulmana en su mayoría, han sido detenidos ilegalmente, maltratados y sometidos a trabajos forzados.

El Ministerio de Relaciones Exteriores chino dijo que le daba la bienvenida, pero que rechaza la "manipulación política", luego de que medios de comunicación preguntaron si podría visitar los centros de detención, los campos de reeducación y las prisiones donde, según grupos de derechos, los uigures han sido maltratados.

China ha negado repetidamente cualquier tipo de maltrato a los uigures.

"El propósito de la visita privada es mejorar los intercambios y la cooperación entre ambas partes y promover la causa internacional de los derechos humanos", declaró el lunes el portavoz del Ministerio, Wang Wenbin, en una rueda de prensa.

Dijo que la visita de Bachelet se llevará a cabo en un "circuito cerrado", en referencia a una forma de aislar a las personas dentro de una "burbuja" para evitar la posible propagación del COVID-19.

Esto significa que Bachelet no podrá tener reuniones libres y espontáneas en persona con nadie que no haya sido preacordado por China para ser llevado a la "burbuja".

La oficina de Bachelet publicó en Twitter una foto de ella en una sala de reuniones con funcionarios chinos, incluido el ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, y dijo: "Discutiremos temas sensibles e importantes de derechos humanos, y espero que esta visita nos ayude a trabajar juntos para avanzar en los derechos humanos en China y en el mundo".

Wang había dicho anteriormente que los medios de comunicación no viajarían con Bachelet debido a la pandemia de coronavirus. La oficina de Bachelet dijo que habría una conferencia de prensa al final.

El viaje del 23 al 28 de mayo se ha estado preparando durante mucho tiempo, luego de que Bachelet dijo en 2018 que quería un acceso sin restricciones a Sinkiang. China dijo que la visita no debería basarse en una presunción de culpabilidad.

A los grupos de derechos les preocupa que si Bachelet no presiona lo suficiente a China, su informe posterior al viaje no ofrezca una imagen completa y pueda ser utilizado por Pekín para justificar sus acciones en Sinkiang.

El Congreso Mundial Uigur instó a Bachelet en una carta a que se asegure de que su equipo puede moverse libremente, acceder a todos los centros de detención y tener contacto sin supervisión con los uigures.

"Nos preocupa que el viaje pueda hacer más daño que bien. China podría utilizarlo con fines propagandísticos", declaró a Reuters un portavoz del Congreso, Zumretay Arkin.

(Reporte de Yew Lun Tian en Pekín y Emma Farge en Ginebra, reporte adicional de Martin Quin Pollard; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.