El lado B del sector inmobiliario: parques industriales

·2  min de lectura

Al pensar en el sector inmobiliario, la primera imagen que nos viene a la mente es la de construcción y arrendamiento de inmuebles destinados para vivienda. Pueden ser casas habitación o departamentos alojados en torres residenciales. Sin embargo, los parques industriales forman otra vertiente del rubro, en especial por la actividad económica que representan.

Distintas variables influyen para instalarse en México, como el fenómeno nearshoring, que consiste en reubicar las operaciones de una empresa para optimizar su estrategia logística. Esto se ha agudizado debido factores como la pandemia o a las tensiones entre Estados Unidos y China o conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

Un estudio de la firma CBRE, perfila al nearshoring como un detonante para incrementar la demanda de parques industriales en México. Esto se hará evidente en las entidades que hacen frontera con Estados Unidos.

Más de 350 parques industriales se encuentran instalados en 20 estados del país. Entre los rubros que más ocupan estas propiedades son el automotriz y logística, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Parques Industriales Privados (AMPIP). 

Pero ¿cómo se define a este formato de áreas inmobiliarias? “Un parque industrial está referido a una superficie delimitada y diseñada especialmente para el asentamiento de una planta industrial. Tiene condiciones adecuadas de ubicación, infraestructura, equipamiento y de servicios, con una administración permanente para su operación”, destaca la Secretaría de Economía.

FUNO parques industriales
Un total de 192 propiedades del segmento industrial de FUNO se distribuyen en varias entidades de la República Mexicana. (Crédito: Especial)

La importancia económica que representan es relevante para la atracción de inversión y de generación de empleo. Bajo esa visión, las Fibras han atendido este mercado creciente en la construcción y gestión de instalaciones para el sector industrial.

POSICIÓN DE LIDERAZGO

Por mencionar un ejemplo en México, FUNO, el mayor y más grande fideicomiso en bienes raíces de América Latina, dirigido por André El-Mann, se destaca en materia de parques industriales, los cuales forman más de 6 millones de metros cuadrados en su portafolio.

Esa extensión de parques cuenta con una ocupación de 96.5 por ciento y genera un ingreso de 10,000 430.6 millones de pesos. Esta cifra corresponde tan solo al primer trimestre de 2022.

Un total de 192 propiedades del segmento industrial de FUNO se distribuyen en Hidalgo, Jalisco, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Estado de México.

Algunos de los parques más destacados son San Luis Potosí (Maine) Multitenant Hines I y Lerma Park Nave I —ubicado en el Estado de México—. Todos ellos cuentan con certificaciones LEED Gold, otorgadas por el Consejo de Edificación Sustentable de Estados Unidos (U.S. Green Building Council).

Esto equivale a que los inmuebles son los espacios con las mejores condiciones para la salud, productividad y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. A la par, cuentan con acceso a incentivos fiscales, así como un menor costo de operación y residuos. N