De tanto bótox y relleno, la modelo Sabrina Sabrok perdió parcialmente la movilidad de su cara

·3  min de lectura
De tanto bótox y relleno, la modelo Sabrina Sabrok perdió parcialmente la movilidad de su cara
instagram.com/sabrinasabrokreal

La última aparición de Sabrina Sabrok en la televisión argentina dejó un sabor amargo. Escandalizada por las declaraciones de Jorge Lafauci sobre la belleza de los mexicanos, le propinó un escupitajo en plena pista del Bailando por un sueño. Aquel hecho, ocurrido en 2008, determinó su salida del concurso por decisión del presidente del jurado de aquel momento, Gerardo Sofovich. Luego de aquel episodio, la vedette nacida en Lomas de Zamora continuó con su carrera tanto en México como en los Estados Unidos, donde trabaja en la industria del cine para adultos. Esta semana, su nombre volvió a ser noticia, pero esta vez por un problema de salud.

Sabrok no tiene reparos en contar que se sometió a más de 50 intervenciones quirúrgicas. De hecho, ostenta el curioso “título” de ser la celebridad con los pechos más grandes del mundo, y para lograrlo se ha sometido a múltiples procedimientos. El año pasado, se inyectó bótox en los labios y en el rostro en los Estados Unidos, donde reside actualmente, y comenzó a sentir molestias que encendieron en ella la señal de alarma. Por eso, volvió a México para consultar de urgencia a su cirujana plástica de cabecera. 

 “En la cara, me puse mucho bótox; mucho relleno en los labios. Eso se me fue por la cara y hace que no pueda sonreír bien. Siento como un tirón” , contó en la televisión mexicana. Y agregó: “Semana tras semana, me ponía y me ponía y ahora que regresé a México la doctora me mandó a hacer un análisis en la cara, con electricidad. Me pincharon la cara. Fue un análisis súper complicado” .

El resultado de aquel análisis indicó que sus sospechas no eran erradas: “Me dijeron que tengo una parálisis del lado derecho por tanto bótox y relleno”. “Tengo que ir a hacerme terapias a un lugar en el que me van a hacer ultrasonido, láser y un montón de cosas. También me dieron una medicación para relajar los músculos y tengo que mover mucho la cara y hacer ejercicios faciales”, indicó, sobre su futuro próximo.

Pero más allá de esta penosa situación, Sabrok no se arrepiente de haber pasado tanto tiempo de su vida adentro del quirófano. “Logré lo que quería: verme artificial, como una muñeca”, justificó. “Yo trabajaba como profesora de música y no pensaban en hacerme cosas en el cuerpo. Después, todo fue cambiando cuando empecé a ser vedette, a trabajar en televisión y a ganar dinero para poder gastar en cirugías”, indicó luego.

Fiel a su estilo, también aceptó darle un mensaje a las personas que la critican por sus cirugías: “A la gente que no se quiere hacer nada, y quiere envejecer con dignidad, como se dice, la verdad es que hay que envejecer con presupuesto”. También se tomó su tiempo para criticar a las personalidades que no se hacen cargo de los procedimientos quirúrgicos a los que se someten: “ Es absurdo que digan que no se hacen nada, cuando es más que notorio, es hipócrita. Yo lo digo porque la gente sabe que a mí no me importa lo que piensen. Mientras yo esté feliz con mi cuerpo, me vea joven y le guste a mi esposo, lo demás no me importa. Yo reto a las chicas del medio que confiesen sus cirugías, no tiene nada de malo querer robarle unos años al tiempo ”.

La actriz, de hecho, piensa aprovechar su estadía en México para someterse a un nuevo retoque. “Quiero hacerme varios procedimientos, entre ellos estirarme la cara. Me interesa someterme a una liposucción para quedar súper flaquita. Esta sería mi cirugía 53, más lo que se me ocurra”, señaló.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Así fue el romántico (y sangriento) compromiso de MGK y Megan Fox.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.