Bélgica logra frenar los ingresos en uci por covid

Agencia EFE
·2  min de lectura

Bruselas, 11 nov (EFE).- Tras aplicar restricciones que en las últimas semanas han hecho descender los contagios por Sars-CoV-2 y las hospitalizaciones, Bélgica ha conseguido contener también el número de pacientes ingresados en cuidados intensivos por coronavirus por primera vez en la segunda ola.

El número de enfermos de covid en uci ha descendido en 24 horas de 1.474 a 1470 y deja el incremento medio semanal en el 9 %, con lo que se aleja del límite de 2.000 camas de cuidados intensivos que las autoridades sanitarias belgas han señalado como crítico para el sistema hospitalario.

También sigue retrocediendo el número de camas de hospital ocupadas por pacientes de covid a un ritmo del 6 % semanal, así como el ritmo semanal de contagios (-46 %), pese a que la incidencia acumulada sobre 100.000 habitantes en los últimos 14 días sigue siendo de las más altas de Europa, con 1.362 nuevos casos.

La tasa de positividad nacional se sitúa en el 24,1 % y los decesos, aunque ralentizan su ascenso, todavía siguen aumentando a un ritmo semanal del 35 %, para una media diaria de 190 fallecidos y un total de 13.561 muertos en Bélgica desde el inicio de la pandemia de Sars-CoV-2.

Las autoridades sanitarias indicaron el pasado lunes que confían en que en los próximos días también el dato de fallecidos entre en terreno negativo.

Con toque de queda nocturno, limitación de contactos sociales, teletrabajo obligatorio y la hostelería, el ocio, la cultura y los comercios no esenciales cerrados, a medida que los datos mejoran en Bélgica va adquiriendo importancia la estrategia de desconfinamiento.

CIFRAS DIEZ VECES INFERIORES PARA UNA RELATIVA NORMALIDAD

La primera duda es si los niños volverán el próximo lunes al colegio como está previsto, tras unas vacaciones de noviembre prolongadas por la covid, fecha que se mantiene a falta de confirmación oficial, mientras que este viernes se espera que el Gobierno anuncie medidas de apoyo económico a las empresas y trabajadores más afectados.

Por su parte, el ministro de Sanidad, Frank Vandenbroucke, ha dicho esta semana que para volver a hacer una vida relativamente normal habrá que conseguir "que las cifras sean diez veces inferiores a las que hay actualmente".

El número que se pone como referencia es un máximo de 50 contagios por día, por debajo de las 83 infecciones por jornada que se registraban cuando se inició el desconfinamiento tras la primera oleada de la pasada primavera y muy lejos de las cerca de 8.000 infecciones que actualmente se registran cada 24 horas. EFE

jaf/cat/msr

(c) Agencia EFE