Bélgica empieza a mejorar sus datos mientras estrena nuevas restricciones

Agencia EFE
·3  min de lectura

Bruselas, 2 nov (EFE).- Bélgica muestra una desaceleración en el avance de hospitalizaciones y contagios por covid, fruto de restricciones del último mes como el toque de queda, el cese de la hostelería y la cultura o el teletrabajo obligatorio, mientras estrena nuevas medidas como el cierre de comercios no esenciales.

Por primera vez desde el recrudecimiento de esta segunda oleada, la media semanal de infecciones retrocede en Bruselas (-11,2 %), región central del país que aplicó medidas más severas antes que el resto de Bélgica, como el cierre de bares y cafés. La capital presenta una incidencia acumulada de 713 casos de media este lunes, frente a los 1.198 de hace una semana.

Pese a los datos esperanzadores, Bélgica sigue marcando este lunes el récord de incidencia acumulada en Europa, con 1.781 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, y un tasa de positividad del 29,1 % de media nacional, valor que se sitúa en el 49 % en Lija y en el 37 % en Bruselas.

Según el boletín publicado este lunes por las autoridades sanitarias belgas, los contagios avanzan a un ritmo semanal del 15 %, frente a un 100 % hace apenas dos semanas, y los ingresos hospitalarios crecen al 40 %, mientras que diez días atrás la progresión semanal era del 95 %.

"Podemos decir que el tren de alta velocidad continúa avanzando, pero que ralentiza un poco. Aunque sigue en marcha y no se ha parado, en absoluto. Los dos próximos días deberán mostrarnos si las admisiones en hospital se estabilizan o no", declaró en conferencia de prensa el portavoz francófono del comité técnico contra el coronavirus, Yves van Laethem.

Las unidades de cuidados intensivos, con una capacidad máxima de hasta 2.000 camas, acogen a un total de 1.123 pacientes covid, con un incremento semanal del 5 %.

"El número de pacientes en uci va a seguir aumentando en los próximos días, quizá hasta la segunda semana de noviembre" pero "la ralentización debería permitir ganar tiempo a los hospitales" y permitir que no se supere "el límite de 2.000 pacientes en uci" que las autoridades han establecido como "crítico" para el sistema sanitario, agregó el portavoz.

El objetivo que se persigue en la curva de contagios es "llegar a una meseta y poco a poco disminuir las cifras de manera persistente y significativa (...) de forma suficientemente larga para que lleguemos a una zona de seguridad", añadió.

Las muertes, donde tarda más en verse el efecto de las restricciones, siguen incrementándose "de manera importante" al 70 % semanal, con una media de 113 decesos al día. En total 11.737 personas han fallecido a causa de la covid-19 en Bélgica desde el inicio de la pandemia.

Preguntado por la posibilidad de alcanzar la inmunidad de grupo, Van Laethem explicó que el ratio de seroprevalencia en septiembre se situaba entre el 6 y el 7 % y que quizá con esta segunda oleada haya podido subir a entre el 10 y el 20 %, dato que confirmarán los estudios en curso.

"Estamos aún muy, muy lejos del nivel necesario de tener una protección de grupo natural", que requiere que haya pasado la enfermedad "al menos 50 o 60 %, por no decir más", por lo que "esa noción de inmunidad de grupo es totalmente no admisible y no gestionable, ni desde el punto de vista humano ni sanitario", dijo.

(c) Agencia EFE