“Báthory contra la 613”, crueldad y feminicidios

*La obra inspirada en la Condesa Sangrienta concluye temporada durante el fin de semana

Por Aura Fuentes

México, 29 de febrero (Notimex).— Una mujer con traje azul y peinado extravagante da la bienvenida a los asistentes al Teatro La Capilla, quienes al ingresar miran sobre el escenario —sentada e inmóvil, como estatua— a “Elizabeth Báthory”, mejor conocida como la Condesa Sangrienta, quien está a punto de regresar a la vida para enfrentar un juicio impuesto por una de sus más de 600 víctimas mortales.

      La aristócrata (Hungría, 1560-Eslovaquia, 1614) se halla a punto de enfrentar a la única sobreviviente de sus atrocidades, la número 613, quien relatará ante el jurado cómo es que la necesidad la llevó a trabajar en el castillo de la condesa, en donde los gritos y desapariciones de las demás trabajadoras era una constante.

      Por su parte, “Elizabeth” tratará de probar su inocencia y mientras cuenta su historia transitará de un lado a otro del lúgubre escenario, el cual se encuentra decorado por unas cortinas claras con los extremos manchados de sangre, aparatos de tortura al fondo, entre ellos una jaula, y su bañera... objeto donde se sumergía para bañarse en la sangre de sus víctimas y mantener su juventud.

      En la obra Báthory contra la 613, el personaje protagónico —interpretado por Ana Isabel Esqueira— contará con el testimonio de su esposo, quien también será encarnarado por la referida artista; además, cambiará de rol al convertirse en una doncella y sacará a la luz a la “Elizabeth” de la infancia, todo para descubrir el origen de su comportamiento. La acompañan las actrices Andrea Parra y Ana Sofía Sánchez, quienes representan a las víctimas.

      La obra, que provocará diversos sentimientos con un toque de humor, remite a una realidad que se vive en México y en general a la historia del mundo, donde los más cruentos asesinos son recordados e incluso hasta idolatrados por algunas personas, mientras que el nombre de sus víctimas se pierde en el olvido, pese a ser información que todos deberían recordar. 

      Báthory contra la 613, la cual concluye temporada este fin de semana en el recinto de Coyoacán con funciones de viernes a domingo, ofrece un final reflexivo: mientras existan las clases sociales no habrá justicia, pues en el caso de la condesa, la alta sociedad, autoridades y políticos ignoraron sus crímenes en contra de muchachas humildes; siendo que, hasta hallarse entre sus víctimas a una joven adinerada, fue entonces que ¡cayó la tormenta...!

 

NTX/AFG/MBS