Azerbaiyán entra a territorio cedido por fuerzas armenias

DARIA LITVINOVA y JIM HEINTZ
·2  min de lectura
En la imagen, vista de una amplia e irregular extensión de concreto y casos reducidas a escombros en Agdam, antes de que las fuerzas de Azerbaiyán tomen el control de la región separatista de Nagorno-Karabaj, el 19 de noviembre de 2020. (AP Foto/Sergei Grits)
En la imagen, vista de una amplia e irregular extensión de concreto y casos reducidas a escombros en Agdam, antes de que las fuerzas de Azerbaiyán tomen el control de la región separatista de Nagorno-Karabaj, el 19 de noviembre de 2020. (AP Foto/Sergei Grits)

MOSCÚ (AP) — El presidente de Azerbaiyán declaró el viernes que sus fuerzas tomaron el control de la región de Aghdam, un territorio cedido por Armenia como parte de un acuerdo de cese el fuego que puso fin a los combates en torno a Nagorno-Karabaj.

La tregua, mediada por Rusia la semana pasada, estipula que Armenia debe entregar algunas áreas que controla fuera de las fronteras de Nagorno-Karabaj a Azerbaiyán. La primera, Aghdam, fue cedida el viernes.

“Hoy, con una sensación de orgullo infinito, informo a mi pueblo sobre la liberación de Aghdam”, dijo el presidente azerí Ilham Aliyev en un discurso a la nación. “¡Aghdam es nuestra!”

Multitudes con banderas salieron a las calles de Bakú, la capital, para festejar la entrega de la región.

Nagorno-Karabaj se encuentra dentro de Azerbaiyán, pero ha estado bajo el control de fuerzas de étnicas armenias, respaldadas por Armenia, desde el fin de la guerra separatista en 1994. El conflicto no sólo dejó Nagorno-Karabaj en manos armenias, sino también sus inmediaciones.

Los combates intensos que comenzaron el 27 de septiembre fueron la peor escalada en el conflicto que enfrenta a las dos naciones exsoviéticas desde hace más de un cuarto de siglo, matando a cientos y posiblemente a miles, de personas.

La tregua de la semana pasada frenó la violencia luego de varios intentos fallidos para establecer un alto el fuego duradero. Fue celebrada como una victoria en Azerbaiyán y provocó protestas multitudinarias en Armenia, donde miles salieron a la calle para exigir la renuncia del primer ministro.

Aliyev dijo el viernes que Azerbaiyán tomó el control de la región “sin (disparar) un sólo tiro ni (sufrir) una sola baja”. Dijo que fue un “gran éxito político” que no habría sido posible sin triunfos militares.

“Azerbaiyán pudo lograr lo que quería en la arena política después de obtener una victoria brillante en el campo de batalla”, dijo el presidente.

El acuerdo ha amargado a muchos armenios. La semana pasada el anuncio de la tregua provocó manifestaciones en Erevan, la capital armenia y muchos armenios forzados a abandonar el territorio entregado incendiaron sus casas en un gesto de amarga despedida.

Aghdam, la ciudad principal de la región, tenía una población de 50.000 habitantes, pero está tan destruida que se la conoce como “la Hiroshima del Cáucaso”.