Ayutla inicia año con dudas sobre el agua

·2  min de lectura

AYUTLA, Oax., enero 3 (EL UNIVERSAL).- Las dudas opacan el arranque del año en San Pedro y San Pablo Ayutla. Luego de vivir una era de sed que se ha extendido desde hace tres años y seis meses, el penúltimo día de 2020, la esperanza llegó con el anuncio de que el agua que se les ha negado a 3 mil personas, tras el despojo del manantial del que históricamente se abastecían, volvería a brotar de las llaves.

Lo anterior con la puesta en operación de un pozo de más de 73 metros de profundidad perforado en la ladera de una montaña, en tierras comunales, que fue inaugurado en presencia de funcionarios de la Comisión Estatal del Agua (CEA), autoridades municipales salientes y aquellas que este 1 de enero recibieron la vara de mando.

Sin embargo, han pasado más de 48 horas desde la puesta en marcha del pozo, que funciona tanto con energía eléctrica como a través de paneles solares, y en Ayutla el agua aún no llega a todos los hogares.

"Aquí aún no tenemos agua. Abres la llave y sigue sin salir. Esa obra se acaba de entregar y apenas veremos si en verdad alcanzará para abastecer a la comunidad", dice una pobladora que asegura que no tienen información completa sobre la calidad del líquido, el aforo ni el expediente técnico.

El día que se anunció el arranque de operaciones del pozo, Héctor Pablo Ramírez Puga, titular de la CEA, afirmó que el abasto había sido restablecido, y en el centro de la población recorrió algunas llaves para demostrarlo.

También adelantó que, si había hogares sin agua, podría tratarse de problemas con las tuberías que tendrían que arreglarse; pero en Ayutla, los habitantes afirman que no se terminó el tendido eléctrico.

Pero esa sólo es una de las dudas, también se teme que, en tiempos de sequía, el agua del pozo no alcance y se preguntan si tras esta obra, algún día recuperarán su manantial.