El Ayuntamiento de Los Ángeles vota a favor de ampliar drásticamente las protecciones de los inquilinos

LOS ANGELES, CA - JANUARY 19: Los Angeles City Hall file photo taken with drone. Photographed on Thursday, Jan. 19, 2023 in Los Angeles, CA. (Myung J. Chun / Los Angeles Times)
El Ayuntamiento de Los Ángeles votó el viernes a favor de ampliar la protección de los inquilinos contra los desahucios. Arriba, el Ayuntamiento. (Myung J. Chun / Los Angeles Times)

Con la presión cada vez mayor y el reloj corriendo, el Ayuntamiento de Los Ángeles votó por unanimidad el viernes para ampliar drásticamente las protecciones para los inquilinos, evitando lo que los defensores habían temido podría convertirse en una ola de desalojos.

La votación se produce sólo 11 días antes de que expiren las normas COVID-19 contra los desahucios. Se espera que la nueva política entre en vigor antes de la fecha límite del 31 de enero.

La votación del viernes subraya el creciente poder político del bloque progresista del ayuntamiento, que defendió con éxito una serie de políticas más agresivas. La nueva legislación también se considera una victoria para los defensores de los derechos de los inquilinos.

Las normas de emergencia COVID-19 se aprobaron en medio de una perturbación sin precedentes al comienzo de la pandemia, junto con medidas similares en otros niveles de gobierno. Pero las protecciones antidesahucios de Los Ángeles siguieron en vigor incluso cuando expiraron otras medidas, con los dirigentes locales recelosos de exacerbar los problemas de falta de vivienda y hacinamiento que ya habían alcanzado proporciones de crisis.

La acción del consejo fue precedida por más de dos horas de comentarios públicos, con decenas de inquilinos elucidando temores y haciendo súplicas apasionadas al consejo para aprobar nuevas medidas antes de que expirara la orden de emergencia.

"Estoy en silla de ruedas. Tengo 67 años. Y en cuanto levanten las protecciones, me quedaré en la calle. ... Somos seres humanos y merecemos vivir con dignidad", dijo María Briones al consejo, implorando a los miembros que aprobaran la legislación.

Numerosos opositores también se pronunciaron en contra de la propuesta, algunos argumentando que las normas de emergencia que pronto expirarán ya habían supuesto una carga excesiva para los pequeños propietarios y que la nueva normativa podría perjudicar aún más su capacidad para mantenerse a flote.

"La ciudad no puede seguir ignorando las necesidades de los propietarios ni cargarles aún más con la tarea de resolver la crisis de vivienda de la ciudad", dijo por teléfono al Consejo la representante de la Asociación de la Industria y el Comercio del Valle, Abby King.

La nueva política establecerá un umbral mínimo para el desahucio de los inquilinos que se retrasen en el pago del alquiler, y exigirá a los propietarios el pago de tasas de reubicación en algunas situaciones en las que un gran aumento del alquiler provocaría el desplazamiento del inquilino.

Los propietarios ya no podrán desahuciar a los inquilinos de ningún inmueble de alquiler, incluidas las viviendas unifamiliares, a menos que haya impagos de alquiler, incumplimientos documentados del contrato, mudanzas del propietario u otros motivos específicos. Esa disposición entrará en vigor a los seis meses o cuando venza el contrato de alquiler, lo que ocurra primero.

Algunos inquilinos, incluidos los que residen en viviendas de alquiler estabilizado, ya gozan de protecciones contra el desahucio por "causa justa", pero al hacerlas universales se amplían las protecciones a unas 400.000 viviendas más, según el Departamento de Vivienda de la ciudad.

La nueva política también bloqueará los desalojos hasta febrero de 2024 para los inquilinos que tienen mascotas no autorizadas o que agregaron residentes que no figuran en los contratos de arrendamiento, y crear un nuevo calendario para el pago de alquileres adeudados desde el período de emergencia. Los inquilinos tendrían hasta el 1 de agosto para pagar los alquileres atrasados acumulados entre el 1 de marzo de 2020 y el 30 de septiembre de 2021, y hasta el 1 de febrero de 2024 para pagar los alquileres atrasados acumulados entre el 1 de octubre de 2021 y el 31 de enero de 2023.

El consejo también votó para ordenar a los departamentos de la ciudad para informar dentro de 30 días con recomendaciones para el establecimiento de un nuevo programa de asistencia de socorro para los propietarios de mamá y papá.

La alcaldesa Karen Bass tiene previsto firmar la ordenanza en los próximos días.

"Quiero felicitar a nuestro Ayuntamiento -especialmente a la presidenta de la Comisión de Vivienda y Personas sin Hogar, la concejala Nithya Raman- por aprobar estas importantes medidas de protección, que son cruciales para combatir un posible aumento del número de personas sin hogar en nuestra ciudad", declaró Bass en un comunicado. "Para hacer frente a esta crisis, debemos continuar [para] conseguir que las personas alojadas, pero también debemos evitar que las personas se conviertan en personas sin hogar en el primer lugar."

La nueva política será particularmente significativa para los inquilinos que viven en apartamentos que no entran en la ordenanza de estabilización de alquileres de la ciudad, que generalmente se aplica sólo a los apartamentos construidos antes de octubre de 1978.

El concejal Hugo Soto-Martínez -que se ha descrito a sí mismo como el único inquilino del Ayuntamiento- mostró en un momento de la reunión una copia del contrato de alquiler de dos páginas de su propio apartamento en East Hollywood.

"Hay una razón por la que no tengo miedo. Es porque estoy en una unidad RSO - Tengo esas protecciones", dijo Soto-Martínez, refiriéndose a las protecciones de desalojo con justa causa.

Según Soto-Martínez, de lo que realmente hablaba el consejo era de la cuestión de a quién habían encargado los votantes que protegieran los funcionarios elegidos. La respuesta, argumentó, era a los trabajadores vulnerables en riesgo de quedarse sin hogar, y no a los "propietarios corporativos".

Los comentarios de Soto-Martínez se produjeron durante un acalorado debate sobre cuándo deberían entrar en vigor las protecciones ampliadas contra el desahucio por justa causa.

Planteando objeciones sobre los posibles efectos negativos no deseados en los alquileres a corto plazo, el concejal Bob Blumenfield había luchado con éxito durante una reunión del comité el miércoles para que las protecciones entraran en vigor cuando expira un contrato de arrendamiento, o después de 12 meses, lo que ocurra primero, en lugar de inmediatamente.

Esa disposición fue objeto de un intenso debate en el pleno del consejo el viernes, con Blumenfield argumentando que el consejo estaba "dividiendo a la gente". Otros miembros del consejo sostuvieron que el nuevo plazo dejaría más inquilinos vulnerables y crear confusión innecesaria, ya que no existe un período de espera similar para las unidades de alquiler estabilizado.

“Se trata de miles de personas y familias", dijo el concejal Eunisses Hernández, haciéndose eco de un punto también realizado por el concejal Marqueece Harris-Dawson.

Un representante del departamento de vivienda de la ciudad estimó que había alrededor de 80.000 hogares en la ciudad que han estado en sus unidades por menos de un año, lo que significa que no serían inmediatamente cubiertos por las protecciones de causa justa.

Al final, el Consejo llegó a un compromiso de seis meses.

Los concejales John Lee y Traci Park expresaron su preocupación por los posibles problemas legales que la nueva normativa podría acarrear a la ciudad. Tanto ellos como otros concejales subrayaron las cargas a las que se enfrentan los pequeños propietarios, y varios de ellos temieron que pudieran abandonar el mercado.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.