Con ayuda de Twitter, investigadores rastrean primeros casos de Covid

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, enero 27 (EL UNIVERSAL).- Un grupo de investigadores italianos recurrió a Twitter como una herramienta de rastreo para identificar los primeros casos del Covid-19, basados en la palabra clave "neumonía", utilizada por los usuarios, cuando parte de la población europea presentaba síntomas, aún antes que se diera a conocer la existencia de la enfermedad.

El estudio, liderado por la "IMT School for Advanced Studies" en Lucca, Italia, identificó publicaciones de la red social en las que los cibernautas, procedentes de diferentes regiones europeas, manifestaban una creciente preocupación por casos de neumonía, denunciando las irregularidades que esto significaba para la salud local.

Esta información llamó la atención de los estudiosos, ya que los tuits provenían de los países de Europa en los que se presentaron los primeros casos del Covid-19. Por ello, se dieron a la tarea de analizar el historial, donde se utilizaba la palabra "neumonía" en los idiomas inglés, alemán, francés, italiano, español, polaco y neerlandés, algunos de los más hablados dentro de la Unión Europea, desde diciembre de 2019 hasta el 1 de marzo de 2020.

La investigación, publicada en "Scientific Reports", argumenta que "neumonía" fue la palabra clave con la que decidieron trabajar, ya que este es el estado más crítico al que se puede enfrentar un paciente del nuevo coronavirus. Posteriormente, los científicos se encargaron de delimitar la línea temporal de los datos, de diciembre de 2019 a enero de 2020, tiempo en el que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció los primeros casos de una neumonía, producida por causas, hasta ese momento, desconocida.

Además, los autores descartaron las publicaciones que contenían enlaces a noticias sobre virus con el objetivo de evitar una sobreestimación en el número de tuits que hacían mención de la neumonía, eliminándolos de la base de datos.

Como resultado, los especialistas identificaron que durante enero del 2020, las publicaciones relacionadas con la palabra neumonía aumentaron, al oscilar entre 13 mil tuits relacionados, causando mayor preocupación e interés entre los usuarios por los casos con esta dificultad respiratoria.

Una de las regiones en las que se popularizó el tema fue en Italia, una de las primeras en confinar a su población para contener la propagación del SARS-CoV-2 a finales de febrero. La tasa de aumento de las menciones de neumonía durante las primeras semanas del año pasado, en comparación de las registradas en las últimas semanas del 2019, se dispararon visiblemente. Este hecho demostró que, los focos de infección de la población se presentaron varias semanas antes del anuncio de la primera fuente local de una infección por covid-19, el 20 de febrero en Codogno, Italia.

Los expertos de IMT mencionaron que a su vez, Francia mostró un patrón similar, mientras que España, Polonia y el Reino Unido experimentaron un retraso de identificación de la enfermedad de dos semanas, aproximadamente.

Massimo Riccaboni, profesor de Economía en la Escuela IMT y coordinador de la investigación mencionó que, más tarde se ocuparon de estudiar otras de las palabras más utilizadas, la cual se trató de la "tos seca", una más de las manifestaciones más características de la enfermedad. En esta ocasión, el investigador expresó que observaron un patrón similar, identificando un "aumento anormal y estadísticamente significativo" en el número de menciones del término, semanas antes del surgimiento del brote.

"Nuestro estudio se suma a la evidencia existente de que las redes sociales pueden ser una herramienta útil de vigilancia epidemiológica. Pueden ayudar a interceptar los primeros signos de una nueva enfermedad, antes de que prolifere sin ser detectada, y también rastrear su propagación”, aseguró el economista.

Además, consideró que este trabajo demuestra claramente la deficiencia de los gobiernos nacionales europeos en torno a la identificación de las señales de alerta temprana, ante la escala sin precedentes de información que circulaba en redes y que vaticinaba la crisis sanitaria.

Por ello, los investigadores resaltaron la importancia de la monitorización de las redes sociales, ya que esta podría ayudar a las autoridades de salud pública a rastrear un rebrote de la enfermedad o la aparición de alguna enfermedad potencialmente peligrosa.