Ayrton Senna salvó mi vida, pero yo no pude salvarlo: Érik Comas

Por Manuel Álvarez Torres

México, 30 Abr (Notimex).- Ayrton Senna siempre se destacó por ser un piloto preocupado por la salud y el bienestar de sus compañeros en la Fórmula 1; a pesar de tener rivalidades en la pista, el brasileño dejó de lado la competencia y antepuso su lado humano cuando logró salvar una vida.

Corría el mes de agosto de 1992, cuando en las prácticas libres del Gran Premio de Bélgica, en el circuito Spa Francochamps, el piloto francés Érik Comas sufrió un accidente que lo dejó inconsciente y varado en medio de la pista.

Ante una nube de polvo y humo, el pie de Comas siguió pisando el acelerador y bombeando combustible al sistema de su monoplaza Ligier, sin que nadie de los auxiliares hiciera algo al respecto.

Al ver lo ocurrido, Senna orilló su McLaren y arriesgando su vida corrió hacia donde estaba el francés y ante el riesgo de una explosión inminente, apagó el motor del auto para evitar cualquier chispazo que provocara una tragedia.

De igual forma, el brasileño, quien fue el único piloto que salió al rescate, sostuvo la cabeza de su colega de manera estable hasta que llegaron los médicos y lo trasladaron al hospital.

Fue el propio Comas quien admitió que las acciones de Ayrton le salvaron la vida, puesto que nadie se detuvo a ayudarlo y él lo hizo de manera desinteresada, arriesgando su integridad, ante los demás autos que venían a gran velocidad.

Dos años más tarde, tras el accidente de Senna en el Gran Premio de San Marino, el francés pasó por la curva Tamburello y vio la escena de la muerte del hombre que le había salvado la vida, por lo que le fue difícil hacer algo al respecto.

“Me quedé paralizado. Porque estaba ahí, al lado del hombre que me salvó la vida dos años antes, y no poder hacer nada por él era algo que me hacía sentir terriblemente mal, porque llegué demasiado tarde. Me siento avergonzado y con cierta culpa por no haber retribuido lo que él hizo”, confesó el piloto galo.

De igual manera, el francés asintió que, a raíz de lo sucedido no fue el mismo, por lo que tuvo que anunciar su retiro de la máxima categoría del automovilismo, pues no quería manejar más, pese a los múltiples intentos de su equipo por retenerlo.

“Era imposible continuar después de todo lo que vi. No daba. Yo no estaba en condiciones de correr después de un fin de semana triste. Fue difícil ver fallecer a la persona que salvó mi vida, me sentí horrible, no quería manejar más. Me convenció el equipo a quedarme hasta el final de la temporada, pero luego me retiré de la Fórmula 1”, detalló.

Tiempo después, Comas en compañía de una empresa aseguradora, elaboraron un video en beneficio de la Fundación Ayrton Senna, en el cual narró lo acontecido aquella tarde de agosto y reconoció que las acciones del paulista le salvaron vida.

“Soy Érik Comas, expiloto de Fórmula 1, y si estoy aquí ahora es gracias a Ayrton Senna, que me salvó la vida. En 1992, durante las prácticas libres del GP de Bélgica, sufrí un grave accidente y quedé inconsciente. Senna se detuvo, abandonó su carro, corrió hacia mí y apagó el motor, evitando una explosión. Ayrton, una vez más gracias. Siempre estarás con nosotros”.

-Fin de nota-

NTX/MAT/MFH