Axel Kicillof recibe críticas de aliados del Gobierno por el desalojo en Guernica

Javier Fuego Simondet
·4  min de lectura

Las críticas por la falta de definiciones en la toma de tierras del predio Guernica que el gobierno de Axel Kicillof recibía de parte de la oposición de Juntos por el Cambio y de fuerzas de izquierda antes del desalojo sumaron, con la desocupación por la fuerza del terreno ya consumada, dardos mucho menos esperados para el mandatario provincial, provenientes de aliados que forman parte o simpatizan con el Frente de Todos.

Pronunciamientos de movimientos sociales, de espadas legislativas oficialistas, de sindicatos o de figuras ligadas al kirchnerismo como Eugenio Zaffaroni, entre otras, se fueron acumulando en una caja de discursos críticos que en el entorno del gobernador registran pero relativizan. La bronca con fuerzas de izquierda, como el Polo Obrero, es la que prima por el momento en los despachos de La Plata, en los que resaltan que la salida por la fuerza de los usurpadores no era la alternativa que deseaban aplicar.

El reclamo por tierras en Guernica
Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco

El exjuez de la Corte Suprema Zaffaroni señaló en declaraciones a AM 750 que el desalojo no le parecía "propio de un gobierno peronista". Con un mensaje en las redes sociales, la legisladora porteña del Frente de Todos Ofelia Fernández marcó: "Desalojo y represión en Guernica, aparentemente ninguna otra respuesta del Estado para las 1500 familias. La decepción y el repudio es total".

Ofelia Fernández es cercana a Juan Grabois, quien tras el desalojo de su Proyecto Artigas del campo de la familia Etchevehere en Entre Ríos les pidió a Kicillof, a Alberto Fernández y al gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, que "dejen de ceder ante el poder fáctico".

La Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), conglomerado de movimientos sociales que respaldan al oficialismo, repudió el desalojo, como también lo hizo la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), entre otros grupos. Sumaron sus voces disconformes el piquetero Luis D'Elía, que increpó al ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni; el exvicegobernador Gabriel Mariotto, que criticó el desalojo a través de las redes sociales, y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quien planteó: "Yo quiero saber si van a actuar de la misma manera para desalojar los barrios de ricos que nunca pagaron impuestos porque están como terrenos baldíos, son ocupas con dinero".

Si bien las esquirlas de las críticas aliadas no pasaron desapercibidas por el radar del gobierno bonaerense, cerca de Kicillof las minimizan y prefieren evitar cualquier choque interno. "Muchos opinaron sin conocer el enorme trabajo integral que se había realizado y guiados por imágenes que mostraban una batalla campal desmadrada, cosa que finalmente se notó que no era verdad", asegura a la nacion una fuente de trato diario con el gobernador.

La precariedad de las casillas instaladas en Guernica
Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

"Además, los que seguimos trabajando para encontrarle soluciones a la gente somos nosotros, el gobierno de la provincia. Es nuestra función y nuestra disposición. Seguimos trabajando como desde el primer día para encontrar soluciones adecuadas para cada caso", añade la fuente, que niega que las críticas de los propios hayan generado malestar en el gobernador: "Malestar, no; gobernar tiene desafíos muy importantes, decisiones agradables de tomar y otras más difíciles".

Una lectura similar hacen cerca de Andrés Larroque, el ministro de Desarrollo de la Comunidad que encabezó las negociaciones con los ocupantes del predio en nombre del gobierno de Kicillof y, por estos días, continúa abocado al tema. "No hay malestar, somos una fuerza amplia en la que hay gente que piensa distinto", afirman a LA NACION en la cartera que conduce el referente de La Cámpora.

El final no deseado y la izquierda

La temperatura sube entre las fuentes del gobierno bonaerense cuando de las críticas internas se corre el foco hacia las fuerzas de izquierda que respaldaron a los ocupantes del predio de Guernica. El Polo Obrero es el blanco predilecto. "Hay mucho enojo, porque la mesa de articulación podría haber destrabado el asunto, pero lo detonó", remarca una fuente cercana a Larroque que cuestiona el rol de los voceros trotskistas en las negociaciones, a los que acusa de obstruirlas de forma constante.

"No peleamos con el PO, el daño ya lo hicieron. No pueden actuar de esa manera irresponsable y no asumir sus responsabilidades", indican en el entorno del gobernador, y subrayan: "El final no era el que el gobierno de la provincia quería y por el que tanto trabajó, pero la intransigencia de un sector más preocupado por hacer ruido que por la situación social impidió la solución pacífica por la que tanto trabajamos".

La izquierda, desde que se produjo el desalojo, redobló su ofensiva contra el gobierno de Kicillof. El Polo Obrero respaldará una marcha hacia la gobernación, mientras que el Frente de Izquierda anunció acciones legales contra Berni, en una conferencia de prensa en la que Nicolás del Caño afirmó que "el gobierno de Kicillof y sus ministros actúan así porque hay un intento de encubrir lo que se vio por cadena nacional: una gran represión contra familias y sus hijos que pedían un lugar para vivir".