Axel Kicillof pone en marcha un sistema de cinco fases para estandarizar las flexibilizaciones y bajar la tensión con los intendentes

María José Lucesole

El gobernador Axel Kicillof anunció un nuevo sistema que establece reglas generales de flexibilización de la cuarentena dispuesta por el coronavirus

LA PLATA.- La provincia de Buenos Aires pone en marcha un sistema de cinco fases para habilitar actividades de manera automática.

De los 135 municipios bonaerenses, unas 61 comunas del interior ya están en condiciones de pedir la fase 5, la de mayor apertura. Pero en otras 72 comunas la flexibilización será moderada y siempre con la posibilidad de volver a una fase anterior, si la situación epidemiológica cambia.

Las razones del anuncio de Alberto Fernández sobre la cuarentena: la respuesta al agotamiento de una etapa política

"Vamos a pasar a una etapa donde va a ver un sistema de fases que nos va a simplificar muchísimo. Tenemos 135 municipios, cada uno con realidades epidemiológicas y económicas muy distintas", explicó el gobernador Axel Kicillof.

"Va a haber fases con actividades autorizadas en cada fase. Esto va a simplificar la vida a los intendentes. Porque ellos van a proponer directamente cambio de fase. Para no estar viendo en cada caso".

El sistema vigente, de aprobación por cada actividad, generó fuertes tensiones con los alcaldes. Los intendentes se quejaron por las demoras en las habilitaciones y advirtieron que se abrirían actividades, sin esperar a la luz verde oficial. El gobierno declaró a esos intendentes en rebeldía. Pero buscó optimizar el sistema.

"En la fase 5 está autorizado prácticamente todo -explicó Kicillof-. Hay 61 municipios en esa situación: con 21 días o más sin ningún contagio".

En esas comunas del interior de la provincia, la principal barrera será la sanitaria y los cuidados personales. "Pero a partir de ahora vamos a tener estas fases, según si la situación epidemiológica mejora o empeora", explicó el gobernador.

El plan de La Cámpora: acumula poder con el sueño de un gobierno propio

Hay muchos ejemplo de ciudades que tuvieron que dar marcha atrás: Necochea, Lobos, Chacomús, Olavarría y Capitán Sarmiento son algunos de los distritos que estaban libres de contagios y tuvieron un brote a partir de una reunión social.

"Mientras circule el virus hay que tomar medidas de precaución. No hay que estar atolondrados porque se paga", advirtió Kicillof.

El conurbano

En los 40 municipios del AMBA solo se introducirá como novedad la habilitación de comercios de cercanía de venta de indumentaria.

Pero no se volverá a una fase anterior en todo el AMBA, tal como habían sugerido las autoridades sanitarias de este territorio. "Los ministros, como Daniel Gollán, están llamando la atención para que no nos descuidemos", argumentó ayer el presidente Alberto Fernández. "Si se nos desmadra, es un problema", reconoció el Presidente.

"En el Gran Buenos Aires es una situación compleja: la curva está empinada", dijo Kicillof.

"Vamos a seguir básicamente en la misma situación -explicó-. Tenemos más de mil industrias abiertas, con protocolo y transporte propio. En lo que respecta al comercio barrial, comercios de cercanía, vamos a dejar administrar a los intendentes. Con reglas: horarios, días de documento. Considerando, si lo piden, venta de indumentaria fuera del local. La idea es que se abra y se venda de la puerta para afuera sin probarse. En todo caso después se cambia. Estos protocolos los vamos a terminar de definir con los intendentes."

Los niños y niñas seguirán sin salidas recreativas en la mayoría de los distritos del AMBA. Solo podrán acompañar a sus padres a hacer las compras, como hasta ahora.

Esta mañana en los despachos oficiales se buscaba ordenar las nuevas fases antes de difundir el nuevo sistema. Pero se advirtió: "solo se flexibilizará [la cuarentena en] los municipios libres de Covid-19".