Axel Kicillof y la pandemia: "Teníamos todos los números para que fuera un desastre, pero no hubo fosas comunes"

LA NACION
·3  min de lectura

LA PLATA.- El gobernador Axel Kicillof advirtió esta mañana: "Es una fantasía pensar que el coronavirus ya pasó. Es una pesadilla que tiñe hasta la última actividad", dijo. Habló así en un acto en el Estadio Único Ciudad de La Plata, al presentar un subsidio para el retorno de las actividades deportivas.

Ante intendentes y deportistas reunidos Kicillof hizo un repaso de los últimos ocho meses de pandemia: "En la provincia de Buenos Aires se esperaba lo peor. Viendo lo que ocurrió en algunos países europeos que tienen más espalda, más recursos, teníamos todos los números para que esto fuera una calamidad, un desastre, que se nos desbordara el sistema", dijo. Aseguró que en este territorio teníamos todos los números "para que viéramos a médicos atendiendo en pasillos de hospitales repletos de camillas improvisadas. Hoy podemos decir con total tranquilidad de conciencia que en la provincia no hubo ni fosas comunes para enterrar a los que fallecen ni problemas en el sistema de salud", destacó en un acto donde se lo vio visiblemente emocionado.

"Duele ser tratado como conspirador": el general de la mesa de enlace le responde a Agustín Rossi

"En la provincia no ha quedado un solo bonaerense sin cama, sin médico, sin atención", resaltó mientras las estadísticas dan cuenta de una baja a 3.391 nuevos casos de Covid por día, un total de 582.747 infectados y una suma de 19.038 personas fallecidas en el territorio desde marzo.

"Estamos ante un año que nos puso a prueba. A aquellos que tenemos cargos como funcionarios, como dirigentes políticos. Ha sido un año desafiante. Nos ha puesto a prueba a todos como personas: padres, hijos, amigos", señaló. "Estuvimos con los que más necesitaban", remarcó.

Más tarde habló de "los libros que se van a escribir sobre cómo actuamos en la pandemia". Y se refirió a la pospandemia: "Hay que preparar lo que se discontinuó, lo que se deterioró. Hacen falta recursos. Las cosas hay que hacerlas bien, en eso estamos. Vamos a repartir estos fondos que van permitir que los intendentes pongan desde hoy recursos que van a ser un empuje", dijo.

Cristina y Redrado. La historia de una feroz pelea que ahora busca cerrarse

Lo aplaudían intendentes como Mayra Mendoza (Quilmes) y varios de sus ministros: de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque y de la Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica Augusto Costa y el subsecretario de Deportes, Javier Lovera.

"Con las medidas sanitarias y los protocolos impedimos el desborde del sistema sanitario en la Provincia, algo que parecía imposible- dijo Kicillof en las últimas horas. Y se esperanzó: "Ahora vamos a trabajar con la Nación para poder empezar a vacunar".

El gobernador se mostró emocionado ante las dificultades atravesadas en último año. Estas no fueron sólo en materia de salud.

Cráter económico

"Ha sido bien profundo el cráter económico que generó el coronavirus- dijo en las últimas horas Kicillof, al participar de otro acto junto al ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas-. Esto se compara con la crisis de la post guerra. Nadie sabe cómo va a ser la salida a la crisis económica al coronavirus. Tampoco lo sabemos cómo será desde el punto de vista sanitario. Todavía estamos atravesando la pesadilla", expresó al participar de un acto por el Fondo de Garantías de Buenos Aires (FOGABA).

"Estamos batallando con la posibilidad de que rápidamente y prontamente, por suerte, la ciencia de una primera respuesta contundente a través de la vacuna. Las tantas vacunas que están en fase experimental pero ya cerca de poder ser aplicada bajo un esquema de emergencia. Cerca de una respuesta médica moderna o contemporánea. Hasta ahora sólo pudimos pelear con el distanciamiento o cuestiones mecánicas", reconoció.