Axel Kicillof, sobre un eventual default: "A nadie le interesa ir a una situación de impago porque trae dificultades"

LA NACION

Axel Kicillof defendió su estrategia con la deuda: "Espero que los acreedores actúen de buena fe"

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, defendió hoy su estrategia con la deuda y dijo que está atada a la del gobierno nacional. Afirmó que el plan es "lógico" y remarcó que espera que "los acreedores actúen de buena fe".

"Es lógico que, en el marco de una discusión más global, donde se va a llegar a un acuerdo para darle sustentabilidad a la deuda de largo plazo, no se esté pagando vencimientos de capital mientras se está llevando adelante esa discusión mas general", afirmó Kicillof en diálogo con Radio 10. "Los acreedores entienden que la voluntad de pago está, pero la capacidad no", añadió.

El mandatario confirmó ayer que la provincia no podrá pagar el vencimiento de un bono por US$250 millones el próximo 26, por lo que propuso a los tenedores de ese título diferir esa obligación hasta el 1º de mayo.

La convocatoria provocó incertidumbre entre los acreedores y en sectores económicos, ante el riesgo de que la provincia entre en default si la propuesta no es aceptada por, al menos, el 75% de los acreedores involucrados. El objetivo es forzar una renegociación con los bonistas.

"Esperemos que los acreedores actúen de buena fe", señaló Kicillof en diálogo con Radio Con Vos.

Consultado sobre la posibilidad de que la provincia entre en default, el mandatario dijo: "Lo que hemos manifestado es la voluntad de pago, a nadie le interesa ir a una situación de impago porque trae dificultades".

Reiteró que la situación de la deuda es compleja y dijo que no "hay soluciones mágicas". El gobernador bonaerense sostuvo que trabaja en forma coordinada con el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, para darte sostenibilidad al esquema de la deuda.

"He tenido diálogos con los bonistas, todos entienden que no es sostenible el esquema y situación que dejó el macrismo", indicó.

"Después será producto de un intento de buscar consensos. Vamos con buena fe porque no tenemos los recursos", completó.

En ese marco, el gobernador bonaerense volvió a apuntar contra su antecesora, María Eugenia Vidal, por la situación financiera de la provincia. "Tenemos casi 3.000 millones de dólares de vencimiento, de los cuales 2.000 son atribuibles a la gestión anterior. El resto, 1.000 millones, a todas las gestiones anteriores. Es muy difícil defender la política de endeudamiento de Macri y Vidal", apuntó.

En Juntos por el Cambio negaron esa situación. "Cuando asumimos, la deuda era de 11.000 millones y ahora es de 12.000 millones. No hay crecimiento exponencial ni deuda impagable", señaló un exfuncionario de Vidal,que alertó que "no será gratis defaultear a un Estado subnacional por un monto del 1,8% de la deuda".

Los analistas creen que la estrategia tiene riesgos, si algunos acreedores plantean juicios a futuro.