Axel Kicillof citó a los intendentes antes de relanzar su gestión: busca recuperar centralidad

·4  min de lectura
Axel Kicillof en la Fiesta de La Flor en Escobar
Ricardo Pristupluk

LA PLATA.- El gobernador Axel Kicillof citó a los intendentes del Frente de Todos el martes, en esta capital, para anticiparles el relanzamiento de su gestión, que pretende dinamizar los próximos dos años.

En lo inmediato expresará los lineamientos del proyecto de Presupuesto y de Ley Impositiva 2022, que mandará en los próximos días a la Legislatura. Pero, a largo plazo, con el relanzamiento de su gestión Kicillof pretende volver a recuperar su espacio como conductor bonaerense, tras los cuestionamientos internos por la derrota en las PASO por más de 4 puntos.

Solo en Off: mucho tango y poca grieta en el casamiento del “halcón” Fernando Iglesias

El resultado del 14 de noviembre, cuando el Frente de Todos acortó a 1,2 puntos la diferencia con Juntos, devolvió al gobernador a la carrera hacia 2023. Pero el primer paso en ese camino es recomponer las fisuras que dejó la campaña. No solo con los intendentes: también con el presidente del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, que pasó de mostrarse como aliado del proyecto del gobernador a crítico del mandatario, desde el acto de Lanús.

El diputado nacional, Maximo Kirchner, junto a la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza
El diputado nacional, Maximo Kirchner, junto a la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza


El diputado nacional, Maximo Kirchner, junto a la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza

El vínculo entre los dos quedó “muy complicado”, según una fuente que participa de las reuniones del círculo de poder del Frente de Todos. En cambio, cerca de Kicillof niegan que haya fisuras. “La Cámpora es uno de los sectores con los que nos sentimos más vinculados. Y así lo demuestra la composición del gabinete de la provincia: Nicolás Kreplak, ministro de Salud, Andrés Larroque, en Desarrollo de la Comunidad, e Inti Pérez Aznar, subsecretario de Justicia, son algunos de los hombres que permanecen en el gabinete y demuestran que el vínculo es sólido”, se escucha en los despachos pegados al de Kicillof.

A todos ellos y el resto de los miembros del gabinete les pidió el gobernador un plan de gobierno para los próximos dos años, en una reunión que tuvo lugar el lunes que pasó. Ninguno de los ministros presentó la renuncia. Pero todos saben que su continuidad está ahora bajo evaluación del mandatario.

Los intendentes invitados este martes esperan que Kicillof confirme nuevos cambios en el Gabinete, tal como sucedió luego de las PASO, cuando se incorporaron los jefes comunales Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas). Los alcaldes consideran que Kicillof debe reemplazar a la ministra de Trabajo, Mara Ruiz Malec, y a la directora general de Cultura General y Educación, Agustina Vila.

El gobernador -que se mostró el jueves con Ruiz Malec- evalúa crear nuevas áreas, como por ejemplo un ministerio de Desarrollo Ambiental.

La situación de Berni

En principio, le dará continuidad a Sergio Berni en el ministerio de Seguridad. Kicillof expresó que está conforme y Berni también sostuvo que le debe lealtad a un gobernador que se jugó por su proyecto. Los intendentes, en cambio, exigen un cambio y sugieren como reemplazo a Alejandro Granados, exministro de Seguridad.

Hay otros temas pendientes: uno de ellos, el proyecto político. Los intendentes quieren cobrar por remontar el resultado electoral del 14 de noviembre no solo con cargos en el Gabinete. Esperan que el gobernador se expida sobre el regreso de la reelección indefinida. Kicillof no tiene nada que ganar más que críticas en caso de apoyar la derogación de una ley que impulsó Sergio Massa durante el gobierno de María Eugenia Vidal.

Kicillof quedará expuesto a los cuestionamientos de Massa y de Vidal en caso de aceptar la exigencia de los intendentes, que a su vez le marcaron al gobernador cuán necesarios pueden ser para acortar una derrota abultada.

Sergio Massa
Sergio Massa


Sergio Massa

A Kicillof no le gusta la “rosca” política, pero sin el respaldo incondicional que gozó de la vicepresidenta Cristina Kirchner no tiene más lugar que comenzar a negociar ya que no hay proyecto 2023 posible que se sustente sin Cristina y sin los intendentes. Al menos por ahora. El gobernador estuvo en la noche del miércoles en la quinta de Olivos junto al presidente Alberto Fernández y algunos de los alcaldes peronistas que asistieron a la marcha del 17 de noviembre.

En ese mitin, algunos de los intendentes más cercanos a Máximo Kirchner, como Mayra Mendoza, no disimularon la tensión. Esa noche, ella comentó: “Que raro que no esté Máximo”.

La resaca después de “la fiesta de la derrota”

Luego, Kicillof escuchó los reclamos de los alcaldes por la reelección indefinida y la respuesta vaga del Presidente.

Kicillof espera poder construir desde el martes una nueva agenda con los intendentes, que se focalice en la gestión antes que en la política. Pero lo alcaldes llevarán condiciones. Una de ellas podría ser impulsar a Mariano Cascallares (intendente de Almirante Brown) en reemplazo de Federico Otermin (mano derecha de Insaurralde) como presidente de la Cámara de Diputados bonaerense. Pero ese es uno de los puestos a negociar con La Cámpora, ya que la presidencia le corresponde ahora a ese espacio, ligado también Insaurralde.

Kicillof quiere relanzar su gobierno pero tiene que empezar a construir nuevas alianzas. Ya experimentó qué amarga puede ser la experiencia de atravesar una interna sin el aval contundente de los intendentes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.