"Aviso cercano" en bombardeo cerca de un reactor nuclear en el frente ucraniano

FOTO DE ARCHIVO: Una vista de la central nuclear de Zaporiyia desde la ciudad de Nikopol

Por Pavel Polityuk

KIEV, 21 nov (Reuters) - Ucrania se libró por poco de un desastre durante los combates del fin de semana, que sacudieron la mayor central atómica de Europa con un aluvión de proyectiles, algunos de los cuales cayeron cerca de los reactores y dañaron un edificio de almacenamiento de residuos radiactivos, dijo el organismo de control nuclear de la ONU.

No estaba claro qué bando fue el responsable de al menos una decena de explosiones que hubo en la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, que ha estado bajo control ruso desde poco después de que invadiera el país el 24 de febrero, pero que se encuentra al otro lado del río Dniéper de las zonas controladas por Kiev.

El bombardeo ocurrió mientras se libraban batallas más al este tras los movimientos de tropas de los alrededores de la recientemente reconquistada Jersón, más al sur del Dniéper.

Quienquiera que haya disparado contra la central ha corrido "enormes riesgos y ha jugado la vida de muchas personas", dijo Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). "Estamos hablando de metros, no de kilómetros".

"Tuvimos la suerte de que no se produjera un incidente nuclear potencialmente grave. La próxima vez, puede que no tengamos tanta suerte", dijo Grossi a última hora del domingo en un comunicado, en el que describió la situación como un "aviso cercano".

Los repetidos bombardeos de la central durante la guerra han aumentado la preocupación por un grave desastre en el país que sufrió el peor accidente nuclear del mundo, la fusión de Chernóbil en 1986.

Los niveles de radiación se mantuvieron normales y no hubo informes de víctimas, dijo el OIEA. Aunque no hubo un impacto directo en los sistemas de seguridad nuclear, "el bombardeo se acercó peligrosamente a ellos", dijo Grossi.

ATAQUES CON MISILES

La respuesta de Rusia a sus contratiempos militares ha incluido un aluvión de ataques con misiles, muchos de ellos contra instalaciones eléctricas que han dejado a gran parte del país sin electricidad a medida que se acerca el invierno boreal y las temperaturas descienden por debajo del punto de congelación.

Grossi se dirigió a los líderes mundiales y reiteró la necesidad de crear una zona de protección y seguridad nuclear en torno a Zaporiyia, según el OIEA.

El jefe de la agencia estatal rusa de energía nuclear, Rosatom, dijo el lunes que discutió el bombardeo dominical con el OIEA e indicó que existe riesgo de un accidente nuclear.

"La planta corre el riesgo de sufrir un accidente nuclear. Estuvimos negociando con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) durante toda la noche", dijo Interfax citando al director general de Rosatom, Alexei Likhachev.

Rosatom controla la instalación a través de una filial desde que el presidente Vladimir Putin ordenó en octubre a Rusia la incautación formal de la planta y el traspaso del personal ucraniano a una entidad rusa. Kiev dice que la transferencia de activos equivale a un robo.

INFRAESTRUCTURAS DAÑADAS

Kiev controla el territorio al otro lado del río de la central, incluida la capital regional. La propia central de Zaporiyia y el territorio al sur de la misma cayeron en manos de Rusia en marzo.

Ambas partes se culparon por el último bombardeo, como han hecho repetidamente en los últimos meses tras los ataques a la central o a sus alrededores.

Citando información proporcionada por la dirección de la planta, un equipo del OIEA sobre el terreno dijo que entre las infraestructuras dañadas se encontraban un edificio de almacenamiento y de residuos radiactivos, sistemas de estanques de refrigeración, un cable que va a uno de los reactores y un puente que va a otro reactor y edificios auxiliares.

El equipo tiene previsto llevar a cabo una evaluación el lunes, dijo Grossi, pero el operador ruso de energía nuclear Rosenergoatom dijo que habría restricciones sobre lo que el equipo podría inspeccionar.

"Si quieren inspeccionar una instalación que no tiene nada que ver con la seguridad nuclear, se les denegará el acceso", dijo Renat Karchaa, asesor del director general de Rosenergoatom, a la agencia de noticias Tass.

La central de Zaporiyia suministraba aproximadamente una quinta parte de la electricidad de Ucrania antes de la invasión rusa, y se ha visto obligada a funcionar con generadores de reserva en varias ocasiones. Cuenta con seis reactores VVER-1000 V-320 de diseño soviético, refrigerados y moderados por agua, que contienen uranio 235.

Los reactores están apagados, pero existe el riesgo de que el combustible nuclear se sobrecaliente si se interrumpe la alimentación de los sistemas de refrigeración. Los bombardeos han cortado en varias ocasiones las líneas eléctricas.

El Ministerio de Defensa ruso dijo que Ucrania disparó proyectiles contra las líneas eléctricas que abastecen a la central. La empresa ucraniana de energía nuclear Energoatom dijo que los militares rusos bombardearon la planta, acusándola de chantaje nuclear y de acciones que estaban "poniendo en peligro al mundo entero".

(Reporte de Guy Faulconbridge en Londres, Maria Starkova en Leópolis, Pavel Polityuk en Kiev, Caleb Davis en Gdansk y David Ljunggren en Ottawa; reporte adicional de Francois Murphy en Viena y Lidia Kelly en Melbourne; escrito por Frank Jack Daniel; editado en español por Carlos Serrano)