Avión sirio llevaba equipo militar, dice TV turca

Por FRANK JORDANS
Varias personas permanecen sobre una plataforma cerca de la puerta de un avión de pasajeros sirio que fue obligado a aterrizar por jets turcos en el aeropuerto de Esenboga en Ankara, Turquía, el miércoles 10 de octubre de 2012. El avión transportaba equipo militar de telecomunicaciones, dijeron medios de prensa turcos. (Foto AP/Burhan Ozbilici)

ESTAMBUL (AP) — Un avión de pasajeros sirio al que interceptó la fuerza aérea de Turquía transportaba equipo militar de telecomunicaciones, dijo el jueves la televisora estatal turca, en tanto que Damasco describió el incidente como un acto de piratería en momentos en que se agudizan las tensiones entre ambos países.

Según Yeni Safak, un periódico cercano al gobierno turco, el avión llevaba 10 contenedores, algunos de los cuales contenían receptores de radio, antenas y "equipo que se cree eran partes de misiles".

Ni la televisión estatal turca TRT ni el periódico citaron las fuentes de sus informaciones, y las autoridades turcas no han facilitado detalles sobre la carga del avión A320 de Syrian Air que procedía de Moscú y fue obligado el miércoles a aterrizar en Ankara.

El ministro del Exterior de Turquía, Ahme Davutoglu, dijo que la carga contenía "elementos... que no son legítimos en un vuelo civil" e insistió en que Ankara estaba en su derecho de interceptar la aeronave ante las sospechas de que transportaba equipo militar por territorio del país.

Sin embargo, el ministro de Transoprte de Siria, Mohammad Ibrahim, dijo el jueves que constituía un acto de piratería la decisión de Turquía de obligar el aterrizaje del avión.

Un funcionario de la embajada de Rusia en Turquía dijo que la carga "no era de origen ruso", de acuerdo con un despacho de la agencia noticiosa rusa ITAR-Tass.

Rosoboronexport, que se ocupa de la mayoría de las exportaciones militares de Rusia, dijo que no correspondía a ella ninguna carga en el avión.

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexander Lukashevich, dijo que preocupó a su país que "se hubiera puesto en peligro las vidas y seguridad de los pasajeros, entre los que había 17 rusos".

___

Nataliya Vasilyeva y Max Seddon, en Moscú, y Suzan Fraser, en Ankara, contribuyeron a este despacho.