El avión ucraniano accidentado en Grecia cargaba armas fabricadas en Serbia

·3  min de lectura
© Alkis Konstantinidis / Reuters

El avión Antonov de carga, propiedad de la compañía ucraniana Meridian Ltd, se estrelló este sábado cerca de la ciudad griega de Kavala cuando se dirigía a Bangladesh para un envío de unas once toneladas de armamento serbio. Toda la tripulación, conformada por ocho ciudadanos de Ucrania, falleció en el siniestro.

Columnas de humo y escombros esparcidos en los campos cerca de la ciudad de Kavala, en el norte de Grecia, forman parte de la escena que deja el choque de un avión Antonov An-12 de propiedad ucraniana.

Todos sus ocupantes, ocho ciudadanos ucranianos, perdieron la vida en el siniestro, como confirmó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania.

La aeronave turbohélice de fabricación soviética era operada por la compañía Meridian Ltd, con sede en Ucrania, y volaba desde Serbia hasta Bangladesh, vía Jordania.

Según Aviación Civil griega, el piloto había solicitado autorización para realizar un aterrizaje de emergencia, debido a un problema en el motor. Entonces, se le dio la opción de descender en los aeropuertos de Tesalónica o Kavala. Optó por Kavala, por encontrarse más cerca. Sin embargo, nunca logró llegar.

La comunicación con la torre de control cesó casi inmediatamente después. El aparato se estrelló a unos 40 kilómetros al oeste de la terminal aérea.

El avión ya estaba en llamas antes de estrellarse y explotar al impactar en los campos de maíz alrededor de la medianoche del sábado a domingo, hora local, tal y como describieron las personas que se encontraban cerca del lugar del siniestro.

"Me pregunto cómo no cayó sobre nuestras casas (…) Estaba lleno de humo, tenía un ruido que no puedo describir y pasó por encima de la montaña. Pasó la montaña, dio la vuelta y se estrelló contra los campos", describió Aimilia Tsaptanova, una residente en las inmediaciones donde ocurrió el accidente.

La aeronave siniestrada transportaba armamento

Según el ministro de Defensa de Serbia, Nebojsa Stefanovic, el aparato transportaba armamento fabricado por su país. Entre las armas con destino Bangladesh, había morteros y proyectiles de entrenamiento.

"El avión transportaba 11,5 toneladas de productos fabricados por nuestra industria de defensa. El comprador fue el Ministerio de Defensa de Bangladesh", concretó Stefanovic.

El funcionario agregó que la carga era propiedad de la compañía serbia Valir, una empresa registrada para realizar actividades de comercio exterior de armamento, equipo militar y otros productos de defensa.

Una fuente de la comisión reguladora de la Aviación Civil de Jordania negó los informes iniciales de que el avión se dirigía a ese país. La agencia estatal de noticias Petra aclaró que el itinerario del vuelo solo tenía una escala para recargar combustible, en concreto en el aeropuerto internacional Queen Alia de Jordania, a las 21:30 hora local.

Asimismo, el ministro de Defensa serbio aclaró que la aeronave también tenía programado detenerse en Riad (Arabia Saudita) y Ahmedabad (India), antes de dirigirse a la capital bangladesí Daca.

"Esto no está relacionado con Ucrania o Rusia", subrayó a Reuters Denys Bogdanovych, director general de Meridian, confirmando el relato de las autoridades serbias.

La unidad especial de respuesta a desastres y expertos del Ejército de Grecia fueron enviados al sitio del siniestro, mientras que las autoridades locales prohibieron que las personas se movieran en el área.

"La aeronave se estrelló a unos dos kilómetros de una zona habitada", señaló Filippos Anastassiadis, alcalde del municipio de Paggaio.

Como medida de precaución, debido a un fuerte olor que emanaba del lugar, una coordinación integrada por funcionarios municipales, policiales y de bomberos pidió a los habitantes de dos localidades próximas que mantuvieran las ventanas cerradas, no salieran de sus casas y usaran mascarillas.

Dos bomberos fueron trasladados al hospital en la madrugada de este domingo 17 de julio por problemas respiratorios, debido a los gases tóxicos.

Con Reuters, AP y medios locales