Un avión de Aerolíneas Argentinas que debía partir a Tucumán fue revisado por presunto explosivo

·2  min de lectura
Todo el equipaje y los pasajeros del vuelo que debía salir a Tucumán fueron revisados.
Todo el equipaje y los pasajeros del vuelo que debía salir a Tucumán fueron revisados. - Créditos: @PSA

Un vuelo de Aerolíneas Argentinas, que debió haber despegado este mediodía desde el Aeroparque metropolitano Jorge Newbery rumbo a San Miguel de Tucumán, permanecía esta tarde en pista sometido a un exhaustivo control, luego de que un pasajero indicara que había despachado una bomba en su equipaje, informaron a la agencia Télam fuentes de la compañía de bandera.

Se trata del vuelo AR 1484, que tenía hora de partida a las 11.55 hacia San Miguel de Tucumán. Cuando gran parte de los pasajeros ya se encontraban a bordo de la aeronave, uno de los pasajeros manifestó haber despachado una bomba, por lo que intervino de inmediato la Policía de Seguridad Aeroportuaria, que procedió al desembarco de los viajeros.

Se dio intervención a la Brigada de Explosivos, que inició un operativo de búsqueda entre los equipajes, mientras el avión, un Boeing 737 MAX, matrícula LV GVE, con seis tripulantes 172 pasajeros a bordo, permanecía en un sector alejado.

Según pudo saber LA NACION, el incidente se inició cuando uno de los pasajeros quiso llevar en cabina una valija de un tamaño mayor al permitido. Cuando le indicaron que tenía que despacharla para que vaya en la bodega de la aeronave, ante la consulta de si llevaba algún elemento prohibido, respondió que tenía “una bomba”.

Todo el equipaje y los pasajeros del vuelo que debía salir a Tucumán fueron revisados.
Todo el equipaje y los pasajeros del vuelo que debía salir a Tucumán fueron revisados. - Créditos: @PSA

La aeronave fue trasladada a un sector aislado para ser inspeccionada de manera exhaustiva, como así también a la tripulación y los pasajeros, con la colaboración del SAME y Bomberos. Asimismo, con canes entrenados en la detección de explosivos y un escáner móvil (ScanVan), los oficiales controlaron todo el equipaje y la carga.

Luego de corroborar que no existía ningún artefacto ni amenazas, se normalizó la operatoria del aeropuerto metropolitano y se reprogramó el vuelo. Tras haber comprobado que se trataba de una falsa alarma, los pasajeros volvieron a embarcar, luego de reconocer sus equipajes, que se encontraban sobre la pista y el vuelo despegó finalmente hacia San Miguel de Tucumán a las 15:56.

El pasajero quedó detenido en calidad de comunicado, a disposición del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 5, a cargo de María Eugenia Capuchetti.