Avanza el proyecto de Máximo Kirchner que limita el uso de las tierras afectadas por los incendios

Laura Serra
·2  min de lectura
Máximo Kirchner presentó un proyecto de ley para prohibir que se modifique el destino que tenían, antes de los incendios, tierras afectadas por el fuego. El plan es evitar nuevos emprendimientos inmobiliarios
Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo

La Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados, que preside el oficialista Leonardo Grosso, se reunirá esta tarde para debatir el proyecto de Máximo Kirchner que propone prohibir por entre 30 y 60 años la venta de terrenos que hayan sido afectados por incendios -hayan sido intencionales o no- con el propósito de evitar que se desarrollen en esos predios emprendimientos inmobiliarios.

El objetivo del oficialismo es avanzar con la firma de un dictamen de mayoría con el propósito de llevarlo en las próximas semanas al recinto. La iniciativa cuenta con el apoyo de los diputados Graciela Camaño y Eduardo "Bali" Bucca, del Interbloque Federal, así como también del interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, que preside el mendocino José Ramón.

La contraofensiva de Juan Grabois: anunció para hoy un acto frente a la Sociedad Rural y un "abrazo de mujeres" en Entre Ríos

Por contrapartida, Juntos por el Cambio anticipó su rechazo al proyecto de Kirchner al advertir que castiga al propietario de la superficie afectada por el fuego y, contrario a lo que pregona, no ayudará a prevenir futuros incendios. "Se está lesionando, con esta regulación, el derecho al uso de la propiedad", enfatizó la diputada Mariana Zuvic, de la Coalición Cívica.

El proyecto, que modifica la ley 26.815 de Manejo del Fuego, propone incorporar un nuevo artículo que establece que "en caso de incendios, sean estos provocados o accidentales, que quemen vegetación viva o muerta, en zonas agrícolas, praderas, pastizales, matorrales y en áreas donde las estructuras edilicias se entremezclan con la vegetación fuera del ambiente estrictamente urbano o estructural" se prohíbe, por el término de 30 años, "la realización de emprendimientos inmobiliarios; cualquier actividad agrícola que sea distinta al uso y destino que la superficie tuviera como habitual en el momento del incendio y la modificación de uso de una superficie con el fin de desarrollar prácticas de agricultura intensiva, excepto en los casos que dichas prácticas antecedan al evento".

La iniciativa extiende esas prohibiciones por un término de 60 años en el caso de bosques nativos o implantados, áreas naturales protegidas y humedales "a fin de garantizar las condiciones para la restauración de las superficies incendiadas".