Avance de investigadores argentinos podría cambiar tratamiento de atrofia muscular espinal

·3  min de lectura

Por Lucila Sigal

BUENOS AIRES, 9 jun (Reuters) - Científicos argentinos presentaron el jueves un avance para el tratamiento de la Atrofia Muscular Espinal (AME) que podría cambiar el futuro de la enfermedad neurodegenerativa infrecuente, al potenciar la eficacia de una terapia existente.

La atrofia muscular espinal es una enfermedad hereditaria que destruye progresivamente las neuronas motoras que controlan la actividad esencial del músculo esquelético, afectando funciones como hablar, caminar, respirar y tragar, lo que provoca debilidad y atrofia muscular.

La investigación se hizo en células humanas en cultivo y en ratones, así que el próximo paso será la realización de un ensayo clínico en pacientes. De confirmarse su eficacia en humanos, el descubrimiento también podría abaratar el tratamiento, actualmente muy costoso.

El trabajo, liderado por el investigador argentino Alberto Kornblihtt, director del Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias (Ifibyne, Conicet-UBA) y miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, fue publicado en la portada de la prestigiosa revista Cell.

A fines de 2016, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés) autorizó el uso del medicamento nusinersen, conocido comercialmente como Spinraza, que permite frenar o enlentecer el avance de la enfermedad, desarrollado por el científico uruguayo Adrián Krainer.

El trabajo encabezado por científicos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) argentino halló que los resultados del tratamiento con nusinersen podrían optimizarse si se combinan con ácido valproico, un fármaco que actualmente se usa para la epilepsia.

"Lo que nosotros hicimos fue investigar el mecanismo en profundidad y descubrimos que además del medicamento que encontró Krainer, se puede agregar otro medicamento llamado ácido valproico que al modificar la cromatina (...) permite que el medicamento de Krainer sea más eficiente", dijo Kornblihtt a periodistas sobre la investigación, que tomó seis años.

"Todavía falta que esto se pruebe si es efectivo en pacientes. Para eso faltan ensayos clínicos que deben hacerse con mucho rigor para ver si lo que encontramos en ratones y en células puede ser trasladado a los humanos", agregó en una conferencia a la que también asistieron pacientes y sus padres.

Además de optimizarlo mediante la combinación con otro fármaco, el tratamiento podría volverse más económico ya que la dosis de nusinersen cuesta unos 120.000 dólares -se administran tres al año- y el ácido valproico es muy barato.

Phil Sharp, ganador del Premio Nobel de Medicina en 1993 por su descubrimiento del "splicing" (proceso por el cual cada gen puede fabricar más de una proteína), dijo que "es un trabajo fascinante que abre nuevas preguntas fundamentales sobre la actividad de los genes y las relaciona directamente a los tratamientos médicos actuales".

Como Kornblihtt tiene experiencia en el estudio del "splicing", los familiares de los enfermos de AME, que en Argentina son unos 400, tocaron la puerta de su laboratorio, impulsaron la investigación y juntaron fondos para pagar los reactivos necesarios para hacerla. En el mundo hay unos 300.000 pacientes.

"Esto vendría a ser un aditivo. Si era nafta súper, esto la hace premium, así que es un gran avance, es importantísimo y se está haciendo a nivel mundial. Cuando se empiece a implementar y se animen los médicos a desarrollarlo e implementarlo en los pacientes va a ser un 'boom'", dijo a Reuters Adolfo Guillon, padre de Clara, una paciente de AME de 6 años.

(Reporte de Lucila Sigal; Editado por Nicolás Misculin)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.