Con el aval de Maduro, Alberto Fernández se ilusiona con sostener la presidencia de la Celac en 2023

Alberto Fernández / Nicolás Maduro
Alberto Fernández / Nicolás Maduro - Créditos: @Archivo

La foto de la mesa conjunta, donde se lo ve sonriente y junto a dirigentes del chavismo y la oposición venezolana, fue una de las mejores postales que el presidente Alberto Fernández logró durante su paso por París. El encuentro, opacado luego por otras reuniones y la gastritis erosiva que afectó seriamente la agenda presidencial, le permitió al mandatario dar otro paso en uno de sus objetivos centrales: continuar en 2023 como presidente de la Celac, apoyado por el régimen de Nicolás Maduro .

Además de cimentar el “liderazgo regional” que se fijó como meta desde el inicio de su gestión, la presidencia pro témpore de la Celac es un plafón que le permite a Fernández tomar distancia de las reyertas cotidianas con el cristinismo , que incluyeron nuevas críticas de la vicepresidenta Cristina Kirchner en el acto en La Plata.

Murió Hebe de Bonafini, titular de Madres de Plaza de Mayo, a los 93 años

La reunión tuvo como protagonistas a los venezolanos Jorge Rodríguez, por el chavismo y Gerardo Blide, por la oposición, mientras que como mediadores participaron, además de Fernández, el francés Emmanuel Macron, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, y representantes de Noruega.

Fuentes con acceso a lo conversado en París aseguraron a LA NACION que se avanzó en un acuerdo que incluye la “repatriación” de unos US$3000 millones, incautados a Venezuela en el Exterior por la denominada Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), perteneciente al Departamento del Tesoro norteamericano, para ser utilizados en ayuda social, salud, infraestructura, y otros rubros básicos de la economía venezolana. Todo esto se haría con el guiño de la administración Biden y bajo control de las Naciones Unidas, que en la voz de su máximo representante en Venezuela, Gianluca Rampolla, sería la entidad designada para monitorear el destino de esos fondos. Todo se definirá en las próximas reuniones, sin fecha confirmada, a realizarse en México.

“Alberto estaba feliz con el resultado de la reunión. Se lo vio cómodo, como líder internacional, se muestra con Macron y con Maduro, se blinda ante las críticas por izquierda de Máximo Kirchner. ¿Quien le va a discutir ahora el liderazgo en la región?”, contó a este diario con altas dosis de optimismo uno de los recientes interlocutores del Presidente en este tema. “En ese lugar de mediador podría haber estado (Andrés Manuel) López Obrador. Y estuvo Alberto”, lo elogió un leal.

En fuentes diplomáticas recordaron que el apoyo de Maduro fue central para que Fernández presida la Celac durante 2022, y que será no menos central para la continuidad del Presidente en el decisivo año electoral que se avecina. “Venezuela tiene una gran influencia sobre Cuba, Nicaragua y los pequeños países del Caribe. Si la mediación de Alberto funciona como hasta ahora, Maduro dará la orden y al resto no le quedará otra que acatar”, comentaron desde la diplomacia argentina.

Cabe aclarar que la presidencia de la Celac se obtiene por la unanimidad del apoyo de sus 32 miembros (Brasil está fuera de la comunidad por decisión del gobierno de Jair Bolsonaro). Si no hubiera consenso absoluto, o no se presentara algún país como candidato alternativo, Fernández seguiría a cargo, tal como ocurriera con México en 2020 y 2021. Nadie, de todos modos, asegura que Lula da Silva no quiera acompañar el retorno de Brasil a la Celac con un intento por presidirla, como señal de regreso a la escena regional.

Vínculo aceitado

Contra lo que podría suponerse luego del escándalo del avión de Emtrasur retenido en Ezeiza y sus tripulantes (venezolanos e iraníes) investigados por conexiones con actividades terroristas, el vínculos entre los gobiernos de Argentina y Venezuela es hoy fluido. “De ser hermanos pasamos a jalabolas, y de ahí de nuevo a ser hermanos, esperemos que dure”, ilustraron con ironía fuentes oficiales.

Las tratativas para acercar a chavistas con algunos opositores (no así los relacionados con Juan Guaidó) son un mérito que en Venezuela adjudican al Presidente y su embajador, Oscar Laborde, quien se reunió con los sectores en pugna en varias oportunidades durante las últimas semanas, y entre las reuniones incluyó una cena con el propio Maduro y empresarios argentinos interesados en negocios conjuntos.

Oscar Laborde presentó sus cartas credenciales ante Nicolás Maduro como nuevo embajador argentino en Venezuela
Oscar Laborde presentó sus cartas credenciales ante Nicolás Maduro como nuevo embajador argentino en Venezuela - Créditos: @Cancillería

Más allá de la “ola” de acercamientos que parece beneficiar a Maduro -incluso Uruguay, uno de los países más enfrentados con el chavismo, ha pedido el plácet para su nuevo embajador en Caracas-, no son unánimes las voces que respaldan un acuerdo, en su fase económica y también política.

“ Se le puede sonreír a Maduro y a la vez pedir que se investigue lo que pasa en Venezuela ”, dijo la semana pasada a LA NACION Patricia Tappatá, experta argentina e integrante de la misión para Venezuela del Consejo de Derechos Humanos de la ONU con sede en Ginebra. Tappatá sugirió que otros países, como el mismo Estados Unidos, tiene renovados vínculos con Caracas (sobre todo ligados a la compra de petróleo venezolano) pero igualmente continúa reclamando por las violaciones a los derechos humanos (pasadas y presentes), que según distintas fuentes (la misión es una de ellas) se siguen cometiendo en territorio venezolano, a cargo de sus fuerzas de seguridad e inteligencia.

Murió Hebe de Bonafini, la referente de las Madres de Plaza de Mayo que fue una aliada central de los Kirchner

En tren de continuar sosteniendo su trabajo en la región, Fernández tenía planeado viajar el jueves próximo a México para encontrarse con el presidente López Obrador, su par de Chile, Gabriel Boric, y tal vez también el electo presidente de Brasil. Dado el serio inconveniente de salud que el Presidente padeció en Bali durante el G20, ese viaje -que incluía una reunión con la denominada Alianza del Pacífico, que además de Chile y México integran Perú y Colombia- está en duda, a la espera de la evolución de la salud presidencial. “No creemos que se haga esta semana”, contestaron en la tarde del domingo a LA NACION cerca del Presidente.

Dos semanas más tarde, a principios de diciembre y en Montevideo, Argentina asumirá la presidencia Pro-Témpore del Mercosur de manos de Uruguay y por un semestre. En la diplomacia argentina esperan que todo salga bien, y que Fernández también ostente la presidencia de la Celac a partir de enero.