Las autoridades de Sri Lanka esperan que hoy regrese el expresidente Rajapaksa

·3  min de lectura

Colombo, 2 sep (EFE).- El expresidente de Sri Lanka Gotabaya Rajapaksa tiene previsto regresar al país esta noche, casi dos meses después de su abrupta salida y su renuncia al poder presionado por una revuelta civil desatada por la grave crisis económica, aseguraron a Efe fuentes gubernamentales.

El exmandatario, que desde su partida hace casi dos meses ha estado hospedado de manera temporal en al menos tres países, planea regresar esta noche, reveló a Efe una fuente del Gobierno esrilanqués, que pidió el anonimato.

Según esta información, el partido de Gotabaya Rajapaksa, el Sri Lanka Podujana Peramuna (SLPP), solicitó ya al presidente de la nación y sucesor, Ranil Wickremesinghe, un despliegue de seguridad para su llegada.

Rajapaksa abandonó Sri Lanka el pasado 13 de julio en medio de intensas protestas que pedían su renuncia.

Cuatro días antes de dejar el país a bordo de un avión militar, el expresidente fue obligado a huir de su residencia oficial por miles de manifestantes que asaltaron el palacio presidencial, indignados por la debacle que sumergió a la nación en la peor crisis de su historia.

"Había un claro riesgo para su seguridad. Salir del país fue lo correcto en ese momento", dijo la fuente.

TRES PAÍSES EN CASI DOS MESES

Gobataya Rajapaksa salió de Sri Lanka primero con destino al archipiélago de Maldivas, desde donde abordó un día después otro avión que lo llevó a Singapur en compañía de su esposa y dos guardaespaldas.

Casi un mes después, tras expirar su visado singapurense, Rajapaksa partió a Tailandia, desde donde tiene previsto regresar.

El actual Gobierno esrilanqués, elegido poco después de su salida, había asegurado anteriormente que el exmandatario podía volver a la nación pero que esto debía ser "en el momento correcto".

El líder, que llegó a ser conocido como el "terminator" por su rol en la guerra civil contra los Tigres Tamiles, sostuvo el poder por escasas dos semanas después de su salida, lo que le garantizó abandonar la isla y llegar a Singapur con privilegios de jefe de Estado.

Desde allí envió una carta de renuncia al Parlamento, dejando un vacío de poder que poco después, y en parte con el apoyo de su formación, con mayoría en la Cámara, pasó a ocupar Wickremesinghe, antiguo primer ministro de su Administración.

Rajapaksa regresa un día después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunciara un preacuerdo con Sri Lanka para otorgar a la nación un programa de rescate por 2.900 millones de dólares que le permita restablecer el equilibrio fiscal.

Sri Lanka, que declaró el impago de su deuda exterior y requiere de decenas de miles de millones de dólares para atender sus compromisos domésticos e internacionales, necesita con urgencia flujo de caja para cubrir necesidades básicas como combustible, medicinas, o alimentos, que han venido escaseando de manera crónica.

El FMI, sin embargo, advirtió ayer de que para obtener los préstamos necesarios y salir de la crisis, la estabilidad política en la isla es fundamental. El regreso de Rajapaksa podría romper con la relativa calma y volver a elevar la temperatura en la isla, o no.

Entre los miles de manifestantes que acamparon durante más de 120 días en el parque capitalino en las inmediaciones de la residencia presidencial para reclamar la dimisión de Rajapaksa, estaba Dhamitha A, que explicó hoy a Efe que no cree que el exmandatario se vuelva a enfrentar a la misma ira en las calles si regresa al país.

"No creo que haya protestas masivas. De hecho, lo queremos aquí. Queremos responsabilizarlo por la crisis en la que estamos", sentenció.

(c) Agencia EFE