Autoridades de salud temen el surgimiento de nuevas variantes del COVID-19 en EE.UU.

Los CDC están probando hasta 7,000 muestras por semana para detectar nuevas cepas del virus y estiman que las muertes podrían ascender a 600,000 en los próximos tres meses en el país.