Autoridades hondureñas decomisan más de un millón de plantas de coca en una reserva forestal

·2  min de lectura
Una plantación de cocaína hallada en el Parque Nacional de Patuca, en Olancho, a 200 kilómetros al norte de Tegucigalpa, en una imagen del 5 de mayo de 2023
Una plantación de cocaína hallada en el Parque Nacional de Patuca, en Olancho, a 200 kilómetros al norte de Tegucigalpa, en una imagen del 5 de mayo de 2023

Autoridades hondureñas incautaron este viernes más de un millón de plantas y un vivero con dos millones de plántulas de coca e instalaciones para procesar cocaína en una reserva forestal en el este del país, informó la Policía Nacional.

Durante una operación "se logró la ubicación y aseguramiento (decomiso) de arbustos de coca en una extensión de 120 manzanas de tierra [84 hectáreas], la cual consta de un aproximado de un millón 80 mil plantas", informó la Policía Nacional en un comunicado.

Asimismo, "se lograron asegurar cuatro estructuras rústicas utilizadas para la extracción del alcaloide de la hoja de coca y para el almacenamiento de insumos químicos, así como dos millones de plántulas en un vivero", agregó.

Explicó que la operación se llevó a cabo con el apoyo de tres helicópteros en el Parque Nacional Patuca, una zona protegida que sufrió graves daños ambientales.

Posteriormente se harán las diligencias "para su erradicación, de acuerdo a los procesos que la ley establece", subrayó. El proceso consiste en incinerar las plantas y las instalaciones.

Desde la década de 1970, Honduras ha sido catalogada como puente de la cocaína transportada por carteles desde los países productores de Sudamérica hacia el mercado de Estados Unidos, pero desde 2017 las autoridades empezaron a incautar pequeñas plantaciones de coca.

La presidenta Xiomara Castro, quien asumió en enero del 2022, prometió combatir los carteles que, según autoridades judiciales estadounidenses, involucraron en el delito hasta al expresidente (2014-2018, 2018-2022) Juan Orlando Hernández.

Hernández fue extraditado en abril del 2022 a Nueva York, al ser acusado de enviar 500 toneladas de cocaína hacia Estados Unidos, entre 2004 y 2022. Corre el riesgo de ser condenado a cadena perpetua, como ocurrió con su hermano, Tony, en marzo de 2021.

nl/cjc