Autoridades de EEUU endurecen normas sobre armas cortas modificadas

Las autoridades estadounidenses anunciaron el viernes el endurecimiento de las normas sobre "estabilizadores" y otros accesorios utilizados para convertir pistolas y revólveres en armas largas, consideradas especialmente peligrosas.

Las pistolas modificadas estarán ahora sujetas a la misma normativa que las "escopetas de cañón corto" que, desde 1934, están sujetas a impuestos y controles más estrictos que otras armas de fuego, dijo el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, en una rueda de prensa.

En aquel momento, los legisladores "comprendieron que estas armas tenían una combinación mortal: son más fáciles de ocultar que los rifles y más potentes que las pistolas", afirmó.

Pero "la industria armamentística lleva tiempo intentando eludir las leyes federales vendiendo estabilizadores que permiten convertir las pistolas en rifles de cañón corto", eludiendo al mismo tiempo las restricciones, dijo el presidente Joe Biden en un comunicado.

Según el Departamento de Justicia, desde 2015 se han vendido al menos 3 millones de estabilizadores. Sus propietarios disponen ahora de 120 días para denunciarlos ante las autoridades sin pagar impuestos.

También pueden quitarlos de las pistolas en las que estaban instalados o alargar el cañón de esas pistolas para convertirlas en pistolas de verdad.

Estas regulaciones se propusieron por primera vez en 2020, bajo la administración de Donald Trump, pero se retiraron rápidamente después de que el lobby de las armas de fuego y varios funcionarios republicanos protestaran. Garland las reintrodujo en 2021.

El viernes, el grupo de presión Gun Owners of America anunció que planeaba emprender acciones legales para bloquear la medida.

chp/rle/atm/yow