Autoridades detectan cinco células

CIUDAD DE MÉXICO., febrero 14 (EL UNIVERSAL).- La detención de Carlos Fernando "N", "El Viejón", señalado por las autoridades como el coordinador del doble homicidio el año pasado en Plaza Artz, donde dos israelíes fueron asesinados, alertó a las autoridades de investigación de la Fiscalía General de la República (FGR) y la local (FGJCDMX), pues reveló la presencia activa del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en la Ciudad de México.

En este sentido, se dio a conocer que detectaron cinco células del cártel que trabajan de manera independiente en las alcaldías Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc, Álvaro Obregón, Cuajimalpa y Tlalpan y que se están extendiendo a Miguel Hidalgo y Benito Juárez.

La información detalla que los integrantes del CJNG empezaron a reclutar a sicarios y traficantes de droga desde 2018.

Aunque en un principio tenían alianzas con La Unión Tepito, el Cártel de Tláhuac e incluso La Anti-Unión Tepito, ahora y luego que las autoridades capitalinas fueron debilitando las estructuras de esos grupos más pequeños, los de Jalisco se fueron apoderando de las calles a tal grado que ahora eliminan a sus antiguos aliados.

El informe revela que al igual que las autoridades, el objetivo principal del CJNG es Lenin Canchola, en Álvaro Obregón.

El informe revela que el cártel irrumpió en la ciudad en 2017 luego de su primera alianza con la llamada Anti-Unión Tepito que en ese tiempo era liderada por Jorge Flores Concha, "El Tortas", actualmente en el Reclusorio Oriente. La indagatoria apunta a que este presunto capo pidió su ayuda para hacer frente a su principal rival, Roberto Mollado Esparza, "El Betito", líder de La Unión Tepito.

Juntos cometieron varios homicidios en el primer círculo del tepiteño; se dio a conocer que los de Jalisco eran los encargados de surtir armas de grueso calibre, balas y droga a la Anti-Unión.

A cambio, el cártel local le enseñó la logística de cómo operar en la Ciudad, así como algunos puntos de venta de drogas. Luego de eso, con las detenciones relevantes de las autoridades locales, el CJNG se fue abriendo paso por su propia cuenta, reclutando a sicarios, narcomenudistas y células que se dedican a la extorsión de mercados, antros, restaurantes y comercios.

A pesar de la alerta y la información con la que cuentan tanto la Fiscalía General de Justicia (FGJ) y la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), de momento no han logrado establecer quién es el lugarteniente del cártel en la capital ni tampoco dónde tienen su centro de operación.

Indagatoria. Los patrullajes y trabajos de inteligencia se concentran en las alcaldías Álvaro Obregón, Cuauhtémoc y Cuajimalpa, donde ya se han realizado detenciones importantes de ese grupo.

Las células, se sabe, son las encargadas de la distribución de drogas a gran escala, de la extorsión e incluso de eliminar de manera gradual a sus rivales.

El trabajo de inteligencia reveló también que el CJNG formó alianzas con pequeños grupos en Tlalpan, Coyoacán, Magdalena Contreras y Tláhuac, lo que alerta más a las autoridades por el crecimiento del grupo, el cual tiene una capacidad de fuego y recursos económicos importantes.