¿Qué dice la autopsia a Silvina Luna, la actriz argentina que murió tras un largo padecimiento?

(CNN Español) -- Este miércoles se conocieron los resultados preliminares de la autopsia a la actriz argentina Silvina Luna, que murió el 31 de agosto a los 43 años.

Según el documento, durante la autopsia “se observaron trombosis venosas y tromboembolismo pulmonar, en principio, idóneas para el mecanismo mortal”. Sin embargo, el informe aclara que se solicitaron "estudios histopatológicos y toxicológicos", y que una vez que tengan esos resultados procederán "a responder eventuales puntos periciales".

Después de un largo análisis de los estudios realizados y del historial médico que atravesó Luna, los peritos concluyen que la muerte de Luna "determinada macroscópicamente" fue por "causas a determinar", y detallaron los estudios complementarios que se llevarán a cabo.

Luna falleció después de permanecer internada durante 79 días. Ella misma había revelado en sus redes sociales que vivió un calvario médico, luego de lo que señaló que fue una operación estética mal realizada por parte del médico Aníbal Lotocki. Incluso dijo que sus riñones estaban fallando.

La autopsia fue ordenada por el juez Luis Schlegel, a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 60.

¿Quién es Aníbal Lotocki? Las polémicas en torno al médico que operó a Silvina Luna

Tras la muerte de Luna, Ileana Lombardo, abogada de Lotocki, había dicho a CNN que el hecho “no debería” afectar la situación legal de su defendido, ya que “la cuestión del nexo causal entre el producto y las enfermedades ya se juzgó”. Al ser consultada en esta oportunidad sobre qué efecto podría tener el resultado de la autopsia sobre Lotocki, Lombardo dijo que “ninguno, porque no se determinó la causa de la muerte”.

CNN también contactó al abogado de la familia de Luna para solicitar comentarios sobre el resultado de la autopsia.

La artista alcanzó la fama cuando participó en 2001 en el reality show "Gran Hermano".

Luego tuvo una amplia trayectoria en televisión y teatro, participó en programas como "Los Roldán" o "Poné a Francella", y fue presentadora de distintos programas, algunos relacionados con "Gran Hermano".

Cirugía estética y problemas de salud

Luna luchaba contra graves problemas de salud que, según ella, comenzaron a raíz de una cirugía estética 12 años atrás y la obligaron a alejarse de la escena pública. Estaba internada en el Hospital Italiano de Buenos Aires.

Había sido intervenida quirúrgicamente en octubre y noviembre de 2011, y en 2013 le detectaron problemas renales como consecuencia de esa operación, según ella misma explicó en una entrevista con América TV en mayo de este año. En los últimos meses fue hospitalizada varias veces y recibía diálisis al menos tres veces por semana, mientras aguardaba por un trasplante de riñón.

"Sin esta máquina no podría vivir", expresó la actriz en un video que compartió en abril en sus redes sociales, donde se mostraba en pleno tratamiento.

Agregó en la entrevista con América TV que durante los últimos años vivió múltiples episodios de hipercalcemia ―una enfermedad de la sangre― que la obligaban a realizarse controles médicos con frecuencia, y que, con el tiempo, su cuadro se fue complejizando.

La denuncia contra Aníbal Lotocki

Lotocki es un médico argentino dedicado a la cirugía estética que se define como “especialista en modelación corporal”.

“De tu inversión hacemos tu mejor versión”, dice una de sus dos cuentas en Instagram. En 2022, Lotocki fue condenado a cuatro años de prisión por “lesiones graves reiteradas en cuatro oportunidades”, según consta en un comunicado del Ministerio Público Fiscal (MPF). Una de las víctimas de esta mala praxis fue Luna.

Según detalla el MPF, Luna fue intervenida en octubre y noviembre de 2011 por Lotocki y allí se le colocó microesferas de polimetil metacrilato (PMMA), lo que le causó “alteraciones anatómicas en los glúteos y en los muslos”.

En los otros tres casos de la condena por lesiones graves, Lotocki también utilizó PMMA, según la acusación.

“[Lotocki] No atendía las más mínimas reglas de la práctica profesional: atendía en lugares sin habilitación, con productos que no podía usar e incluso quiso hacer responsable a sus pacientes por las consecuencias nocivas de su propio accionar delictivo”, dijo el fiscal Sandro Abraldes al solicitar la condena, que en ese momento pidió que fuera de siete años y nueve meses de prisión.

Ante la acusación, Lotocki dijo “que había cumplido con todas las normativas y con lo que le permitía la práctica médica”, y que además “había utilizado un producto aprobado en los procedimientos”, de acuerdo con el MPF.

En julio de este año, por pedido del fiscal Abraldes, la Sala 3 de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional ordenó la inhabilitación cautelar de Lotocki “para ejercer la profesión de médico, hasta tanto se resuelva de forma definitiva su situación en la causa donde fue condenado por las lesiones graves sufridas por cuatro de sus pacientes”.

Además, en junio el juez Luis Schelgel procesó sin prisión preventiva a Lotocki por el homicidio simple con dolo eventual del paciente Rodolfo Christian Zárate, que falleció en abril de 2021 “tras las complicaciones por una intervención quirúrgica programada”, según una publicación del MPF sobre la investigación del caso.

El fiscal a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°1, Pablo Recchini, dijo en la acusación: “Lotocki tomó una decisión voluntaria y consciente al llevar adelante la cirugía que desencadenó la muerte de Zárate”, y que el médico tuvo presente “el alto riesgo de muerte” ya que “conocía perfectamente los antecedentes clínicos del paciente”.

Recchini consideró que la evidencia “demuestra claramente que Aníbal Lotocki, a pesar de tener conciencia de los riesgos a los que sometía a su paciente, no solo previó la posibilidad de la muerte, sino que la aceptó y actuó según sus propios intereses, operar a toda costa antes de la veda y cobrar sus honorarios”.