"El autismo no es un mundo aparte", dice Jimena Pérez "La Choco"

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 2 (EL UNIVERSAL).- Jimena Pérez "La Choco" se siente agradecida por lo que su hijo Iñaki les ha enseñado sobre el mundo del autismo, y en este Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo hizo un importante recordatorio en Instagram:

"El autismo NO es un mundo aparte, reconozcamos con cariño y sin discriminación", se lee junto a una fotografía en la que aparece junto a su esposo Rafael Sarmiento y sus dos hijos.

La conductora de "Ventaneando", que recientemente estuvo en México y regresó a España, donde vive desde hace algunos años, aprovechó para recordarle a su hijo el apoyo incondicional que siempre tendrá en ella y la familia.

"Gracias Iñaki por elegirnos, por dejarnos amarte y aprender cada día: JUNTOS LLEGAREMOS MUY LEJOS".

Rafa Sarmiento posteó un video en el que el pequeño Iñaki cuenta frente a la cámara.

"Están en nuestro mundo no en el suyo. Cada día, una batalla ganada".

Para Jimena Pérez y Rafa Sarmiento, no fue fácil darse cuenta que su hijo era diferente, pero insistieron cuando se dieron cuenta de que no hablaba como sus demás compañeros. Muchos les decían que podía ser algo normal, pero ellos sabían que no, así que buscaron respuestas. Hoy saben que su padecimiento se llama: TEL (Trastorno Específico del Lenguaje).

"Los doctores nos felicitaron por insistir, decían que como papás es muy difícil aceptar que tu hijo pueda llegar a tener algo, y lo triste es que por eso o por temor al qué dirán, por no aceptar que tus hijos tengan algo diferente, les están quitando posibilidades de mejorar cuanto antes, de llevar una vida mucho mejor", dijo "La Choco" en entrevista con EL UNIVERSAL en 2019.

En aquella ocasión, Jimena reconoció que llegó a culparse por la condición de su hijo, pero con ayuda especial, comprendió que no había nada que ella pudiera hacer.

"La ayuda del neurólogo ha sido básica porque una se culpa por cualquier tontería, piensas que si hubieras tomado más ácido fólico él no tendría el padecimiento y el doctor me decía que no, que así es la genética, es infinita y que en realidad no hay nada que yo pudiera hacer para que eso no ocurriera, ellos te ayudan mucho a quitarte fantasmas de la cabeza", señaló.