Austria se disculpa por la persecución legal de homosexuales en la democracia

·2  min de lectura

Viena, 7 jun (EFE).- El Gobierno de Austria se disculpó este lunes por la persecución legal que sufrieron los homosexuales después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se cumplen 50 años de la despenalización de la homosexualidad entre adultos.

"Quiero expresar mi más sentido pesar por el sufrimiento y la injusticia causados", declaró la ministra de Justicia, la ecologista Alma Zadic, durante un acto por el "Mes del Orgullo" que se celebra del 11 al 24 de junio.

La ministra aseguró que el pasado debía gestionarse con "transparencia y honestidad", y "uno de esos capítulos oscuros es, definitivamente, el enjuiciamiento de personas homosexuales".

Zadic ofreció sus disculpas a los afectados y sus familias como ministra de Justicia y en nombre también del poder judicial.

"Estas personas fueron heridas en su dignidad y su humanidad por las instituciones que deberían haberlas protegido", subrayó Zadic, que también se disculpa por el "largo silencio" del poder judicial.

Entre el final de la Segunda Guerra Mundial y 1971 alrededor de 13.000 personas fueron condenadas en Austria por su orientación sexual, algo que comenzó a cambiar a partir de una reforma introducida ese año que despenalizaba la homosexualidad entre adultos.

Sin embargo, se mantuvieron cuatro tipos penales que seguían criminalizando la homosexualidad, y el último de ellos se eliminó en 2002, cuando se redujo la edad de consentimiento entre personas del mismo sexo de los 18 a los 14 años.

"Desde la perspectiva actual claramente se trató de una violación de los derechos humanos", resumió Zadic, que pidió seguir trabajando contra los prejuicios y el odio contra la comunidad LGTBI.

Organizaciones por los derechos LGTBI y la oposición socialdemócrata y liberal aplaudieron el histórico paso dado por la ministra.

El Partido Socialdemócrata pidió dar un paso más y que se rehabilite legalmente y se indemnice a las personas que fueron condenadas.

(c) Agencia EFE